Cómo atrapar y no soltar las ideas en el content marketing

5 claves para "enchufar" sus estrategias de contenidos a la corriente de la inspiración

creatividadDe naturaleza extraordinariamente voluble, la inspiración es un alma libre que está difícilmente amarrada a las reglas.

A la inspiración le da a veces por aparecer en el momento más inoportuno: cuando no tenemos nada a mano para guardar para la posteridad la fenomenal idea que ha tenido a bien regalarnos.

Y en otras ocasiones, cuando la buscamos con ahínco (rayano en la desesperación), la inspiración parece esconderse bajo las piedras.

La inspiración y su hermana gemela, la creatividad, son de vital importancia en las estrategias de content marketing, cuyo principal sustento son las ideas (convenientemente metamorfoseadas en contenidos).

Puede que la inspiración sea veleidosa por naturaleza, pero hay unos cuantos trucos que podemos emplear para que ésta llame más a menudo a nuestra puerta. Esta infografía de Enchanting Marketing recoge algunos de esos trucos (con la vista puesta en la escritura):

1. Recuérdese a sí mismo por qué desea escribir y redescubra la alegría (quizás perdida) de escribir

Aquello a lo que le colgamos la etiqueta de “obligación” tiende a ser postergado “sine die”. Sin embargo, aquello que de verdad deseamos hacer (escribir en este caso) se traduce en alegría (exenta en este caso de la tiranía de la procrastinación). Y lo cierto es que hay muchas razones para desear (con absoluto ardor) escribir: expresar nuestras ideas, mejorar nuestra escritura, hacer crecer nuestro negocio, conectar con los demás o procurar alimento al alma.

2. Convierta la generación de ideas en un hábito

Para convertirnos en maestros de la generación de ideas debemos espolear nuestra propia capacidad de observación y aprender a recopilar preguntas, errores, ejemplos, historias y problemas.

Es importante asimismo hacer sesiones de brainstorming con periodicidad mensual (o al menos trimestral), reencontrarnos con el niño que habita en nuestro interior, hacernos siempre preguntas, y por supuesto procurar siempre almacenamiento a nuestras ideas para que éstas jamás se queden en el tintero.

3. Siga el rastro a su propia curiosidad

Para sacar el máximo jugo a la curiosidad es preciso por una parte, que tengamos en todo momento en mente al lector con el que pretendemos conectar con la inestimable ayuda de los contenidos: debemos ayudarle a conquistar sus metas, a responder a sus preguntas, a resolver sus problemas y a superar sus miedos.

Por otra parte, no debemos perder de vista lo que prende la mecha de nuestra creatividad: lo que nos motiva, lo que hace silbar (de la alegría) a nuestro corazón, lo que sabemos y los que queremos aprender.

4. Divida el proceso de creación en pequeños “pedacitos” para dar esquinazo a la procrastinación

En una primera fase debemos decantarnos por una idea y escribir un borrador. La segunda fase debe fijar la mirada en la investigación. A continuación, es el momento de escribir el primer borrador. Y en la cuarta y última fase debemos revisar y editar el contenido previamente alumbrado.

5. No deje que la originalidad le atormente

Todos, como seres humanos que somos, tenemos el don de la unicidad.

Para ser originales debemos generar nuestro propio y único “mix” de ideas, compartir nuestras propias experiencias, plasmar sobre el papel aquellas historias que sólo nosotros podemos contar y desarrollar nuestra propia voz.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir