5 cosas que debería saber antes de poner su mensaje en la boca de un influencer

influencerLo que comenzó siendo una simple fiebre ahora se ha convertido ya en una pandemia global.

En los últimos años el branded content ha experimentado un notable crecimiento y es que, el hartazgo del público por la publicidad tradicional, el auge de los ad blockers y las mayores exigencias de contenido de calidad de los consumidores han empujado a muchas marcas a apostar por este tipo de contenidos.

Sin embargo, y aunque muchas de ellas han llevado a cabo estrategias realmente buenas, todavía hay quien no entiende de qué se trata, cuáles son sus objetivos y simplemente se suman a la tendencia por no quedarse atrás.

Trabajar con influencers es una de las prácticas más frecuentes en la industria en los últimos tiempos y es que, su figura como prescriptores puede reportar enormes beneficios en cuanto a visibilidad, imagen de marca y ventas de producto.

Pero para que funcione, se debe escoger cuidadosamente a la persona correcta que comparta los valores de la marca y se adecúe al target de la compañía y no colaborar con blogueros guiándose solamente por el número de seguidores.

Y es que, estas compañías corren el peligro de confundir al consumidor y por ello, para beneficiarse de todas las ventajas que este formato puede ofrecer, deben asegurarse de que el contenido sea el adecuado para el tipo de público al que quieren llegar y a los objetivos que se desean alcanzar.

Ciertamente, el branded content es una herramienta enormemente valiosa si se utiliza de manera inteligente. Para que no se pierda por el camino, le mostramos, gracias a The Drum, le ofrecemos 5 puntos clave a tener en cuenta a la hora de establecer acuerdos con influencers:

1. El contenido patrocinado debe señalarse correctamente
De lo contrario estaría engañando al consumidor y, traicionar su confianza puede salir realmente caro sobre todo, teniendo en cuenta que el poder hoy en día lo tienen los clientes.

En estos contenidos deben aparecer etiquetas que informen debidamente al usuario sea a través del canal que sea y además el propio contenido debe mostrarse de manera que incluso sin etiquetas sea reconocido como publicidad.

2. Asegúrese de que los links no son confusos
Los links tienen la función de no solo redirigir al usuario a otra web en donde ampliar información sino también destacar contenido relevante que a la marca le interesa que el consumidor tenga claro.

Es por ello que debe cuidar dónde los coloca. Quizá sea mejor utilizarlos en palabras concretas y no en las genéricas. Olvídese de los “aquí” o “info” y opte por realizar aclaraciones concretas.

3. Si los usuarios tienen que hacer scroll para conocer que se trata de un patrocinio, lo está haciendo mal
Este punto está relacionado con el primero y es que, es importante hacer visibles las etiquetas desde el primer momento no solo en los ordenadores sino también en pantallas más pequeñas pero enormemente utilizadas como los móviles o las tabletas.

4. Asegúrese de que las imágenes de su campaña funcionan
A estas alturas parece más que obvio que una imagen siempre vale más que mil palabras sobre todo cuando se trata de publicidad. Siga la regla de Facebook, cuando el texto no supone más del 20% del contenido, produce mayor engagement .

5. La importancia de un influencer informado y de confianza
Si su marca está alineada con las características del influencer, sus contenidos tendrán el efecto deseado en la audiencia aunque contengan la etiqueta publicidad. Además, contar con un colaborador bien informado sobre los objetivos de la campaña le permitirán ofrecerle una mayor libertad creativa que se verá reflejada en el tono y la calidad de los contenidos. Es la voz del influencer la que tienen que oír los consumidores pero con su mensaje.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir