Cómo ganar la guerra del marketing de contenidos

8 tácticas (de armas tomar) para ganar la feroz batalla del marketing de contenidos

guerra¿A quién no le gustan las buenas historias? El storytelling está firmemente incrustado en el ADN de los seres humanos. Hace 300.000 millones de años a nuestros ancestros no les quedaba otra que compartir historias para poder sobrevivir. Sin las historias corriendo de boca en boca los conocimientos, indispensables para evolucionar como especie, el ser humano se habría quedado probablemente atascado sine die en la Edad de Piedra.

Desafortunadamente sigue habiendo algunos que contemplan el marketing de contenidos (heredero del ancestral storytelling) como un príncipe bastardo y no como el rey que indiscutiblemente es.

Si está decidido a sentar el contenido en el trono (ese que sin lugar a dudas merece), le recomendamos seguir las tácticas (inspiradas en el famoso caballo de Troya) que propone a continuación MarketingProfs:

1. Mida la fuerza de su ejército

Antes de hincar el diente al marketing de contenidos, necesitará pertrecharse de un equipo y entrenarlo adecuadamente. Si no pone las armas apropiadas en manos del que será su ejército, éste terminará probablemente mordiendo el polvo en el campo de batalla.

2. Tenga una estrategia

¿Quién va batallar totalmente huérfano de un plan? Fije sus objetivos con la mirada puesta en cómo derribar barreras para que el contenido que se ha tomado la molestia de elaborar conecte con la audiencia adecuada.

A la hora de elaborar su plan, para cuya ejecución deberá colgarse del brazo de unos cuantos aliados, deberá tener además en cuenta que éste se hace no sólo para la ganar el primer asalto sino para ganar la guerra (lo cual implica pensar a largo plazo).

3. No se mire el ombligo

Los griegos hubieran podido dejar un ciervo o una cabra de dimensiones colosales a las puertas de la ciudad de Troya. Sin embargo, fijaron su mirada (y no por casualidad) en un caballo, puesto que Troya era una ciudad famosa por la cría de caballos.

A diario se generan cantidades ingentes de contenidos y si queremos destacar entre la multitud debemos alumbrar contenidos que se ajusten como un guante a las necesidades de nuestro público objetivo (y no a nuestras necesidades personales).

4. Ponga énfasis en la calidad

El célebre caballo de Troya no sólo era enorme, era impresionante. Ejemplificaba, de hecho, a la perfección del denominado efecto “wow”, el mismo que debemos aspirar a inocular en nuestros contenidos.

Si queremos hacer exclamar “wow” a nuestro público objetivo, deberemos proporcionarle contenidos informativos, útiles y divertidos. Despojados de calidad, los contenidos son tiempo y esfuerzo arrojados a la basura.

5. Presente el contenido como si fuera un regalo

En el contenido, más allá de la calidad, es importante que el envoltorio sea atractivo y seductor, para que la audiencia no pueda resistirse a hincarle el diente (para volver después a por más).

6. Muestre, no cuente

Si quiere dejar claro que su contenido realmente funciona, tendrá que demostrar cómo. Y para ello tendrá que echar mano de ejemplos de contenidos que hayan tenido éxito en el pasado.

7. Combine fuerzas

De nada sirve que un contenido sea lo más apetitoso del mundo si no nos tomamos la molestia de promocionarlo y también si es necesario de reciclarlo. Una vez publicados, los contenidos no mueren, se reciclan.

8. No se olvide de las métricas

Las guerras no se ganan con una única batalla. Se ganan invirtiendo días y noches enteras en el campo de batalla, no dándose jamás por vencido y también midiendo con precisión milimétrica los resultados. Si podemos demostrar con números contantes y sonantes el éxito de nuestras acciones de marketing de contenidos, nadie podrá negarnos la victoria.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir