A los novatos en el marketing de contenidos se les distingue por estas 10 "pifias"

marketing de contenidosEl marketing de contenidos no es definitivamente la disciplina más adecuada para los "marketeros" impacientes que desean ver resultados de la noche a la mañana. Los corredores de maratones son probablemente los que mejor se desenvuelven en la arena del marketing de contenidos. Los "sprinters" se sienten un tanto desubicados cuando le hincan por primera vez el diente al marketing de contenidos.

Apostar por el marketing de contenidos es como correr un maratón. Es un ejercicio de tiempo y paciencia que al principio, como es lógico, se les hace casi imposible a los "novatos".

Los errores son necesarios para crecer en el marketing de contenidos y son ni mucho menos "pecados mortales". Los noveles en esta disciplina son muy dados, por ejemplo, a cometer las “pifias” que recoge a continuación NewsCred:

1. No automatizar
Los más puristas del social media marketing y el content marketing le dirán que la automatización es una suerte de sacrilegio y va contra la naturaleza social de estas dos disciplinas. No les haga caso. La automatización es tecnología y la tecnología es necesariamente la “hermana siamesa” del marketing en los tiempos que corren. Lo que es verdadero sacrilegio es no utilizar herramientas de automatización tan prácticas y económicas como Socialoomph, Tweepi, Twitterfeed o Shuttlerock.

2. No optimizar el contenido para los motores de búsqueda
El contenido deben “cocinarse” teniendo en cuenta no únicamente y exclusivamente el paladar de la audiencia sino también las caprichosas papilas gustativas de Google. No hacerlo implica arrojar mucho tráfico por el desagüe.

3. No “mover” el contenido
Crear una fantástica pieza de contenido y esperar a que la audiencia se tope con ella por puro azar es algo que sólo lo hacen los recién llegados a las procelosas aguas del marketing de contenidos. Una vez creado, el contenido tiene que “moverse”. ¿Cómo? Haciéndolo llegar a múltiples plataformas simultáneamente, promocionándolo, y dándole una vuelta de tuerca si es necesario.

4. No trabajar suficientemente en los titulares
Los titulares lo son todo en el universo del marketing de contenidos. Que se lo digan, si no, a BuzzFeed, que debe gran parte de su éxito a sus rompedores titulares.

5. No experimentar
Guíese por la regla del 70/20/10. El 70% de su contenido debe ser de bajo riesgo, el 20% debe ser moderadamente arriesgado y el 10% altamente arriesgado.

6. Calidad pobre
La calidad pobre es la “criptonita” del marketing de contenidos. Para ser de calidad, el contenido debe contener elementos visuales suficientemente atractivos, ser sencillo, tener una gramática y una ortografía impecables, ser conversacional, resolver problemas y estar aderezado con alguna que otra sorpresa.

7. No ser propietario de los canales de distribución
En el universo del marketing de contenidos el objetivo último debe ser la transformación del tráfico pagado y el tráfico ganado en tráfico propio.

8. No pensar como un “publisher”
Un “publisher” publica constantemente nuevo contenido. Para prosperar en el marketing de contenidos hay que tomar prestada esta mentalidad a los “publishers”.

9. No aprender de los más innovadores
A la hora de dar alas a su estrategia de marketing de contenidos, fíjese en los mejores: en Red Bull, Lego, BuzzFeed, Upworthy, y ya en el terreno del blogging en HubSpot, Buffer y Kissmetrics.

10. No prestar atención al ROI y a las analíticas
Los profesionales que se dedican al marketing de contenidos están a menudo tan obsesionados con el tráfico y los “shares” en los social media, que se olvidan de lo más importante, de las conversiones.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir