Por qué el marketing de contenidos debe (por su propio bien) estar lleno de mugre

contenidosEl marketing de contenidos no se separa en los últimos tiempos de los labios de los "marketeros". Pero, ¿cómo deben ser los contenidos que lleva sobre los hombros la disciplina "marketera" de moda? Sucios, muy sucios. Así lo cree al menos Tom Levine, redactor jefe de la agencia especializada en marketing de contenidos C3 Creative Code and Content.

En una ponencia pronunciada recientemente en el marco del congreso Marken-Gipfel, celebrado en Düsseldorf (Alemania), Levine rompió una lanza en favor del contenido mugriento. "Cuando el contenido es deliberadamente cochambroso, es también más auténtico. Y eso es bueno", recalcó.

A juicio de Levine, cuando las marcas se ponen manos a la obra y engendran contenidos, ponen demasiado el acento en que estos sean de carácter divertido e informativo, pero terminan olvidándose de lo más importante: de que sean creíbles.

Por eso, es tan importante “enseñar a las marcas a adoptar el punto de vista del usuario”, subrayó. El marketing de contenidos de calidad no gira en torno a los cuentos, gira en torno a la vida real, que es también su principal nutriente.

El marketing de contenidos lleno hasta los topes de inmundicia, que es también el mejor y el más auténtico, debe hacer suyos estos 6 principios, según Levine:

1. Debe encontrar historias, no inventarlas. Sus protagonistas no son modelos pagados sino personas de carne y hueso que se abren en canal y hablan sobre su vida real.

2. La narración deber ser actual o en su defecto proporcionar un valor añadido a la audiencia. Hay que seguir permanentemente la pista a los intereses del público objetivo.

3. La forma de narrar la historia debe estar necesariamente revestida de originalidad.

4. Las historias salidas de las entrañas del marketing de contenidos deben mirar directamente a los ojos a la audiencia, hablar su mismo lenguaje y echar raíces en su propia vida.

5. El contenido está obligado a ser “pegajoso” y para ello debe ser emocional, conciso y cautivador.

6. El marketing de contenidos no se disfraza de lo que no es y debe dejar claro al consumidor (de manera absolutamente transparente) que, pese a que sus ropajes sugieren a veces lo contrario, sigue siendo marketing.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir