Breve pero intensa historia del contenido digital

Rebobinando para escribir la historia (viviente) del abundantísimo contenido digital

Los contenidos digitales crecen como la espuma (y absolutamente sin freno). Cada día se generan contenidos suficientes para llenar nada menos que 36 millones de iPads.

contenidosVídeos, música, textos: nuestras vidas supuran contenidos digitales por todos los poros. A diario se producen contenidos suficientes para llenar la friolera de 36 millones de iPads.

Y pese a que estamos inundados de contenidos digitales por todas partes, esta "fiebre" se hace más y más calenturienta por momentos.

Al fin y al cabo, el 90% de los (copiosos) contenidos digitales que existen a día de hoy se generaron en el transcurso de los dos últimos años.

En el futuro esos contenidos digitales serán aún más abundantes. No en vano, en 2017 sólo la mitad de la población mundial tenía conexión a internet (y tenía, por lo tanto, la oportunidad de alumbrar contenidos digitales).

Se calcula que el volumen de contenidos digitales pegará anualmente un estirón del 40%. Responsables en gran parte de estas meteóricas cifras son servicios de vídeo en streaming como Netflix, que tiene en la actualidad más de 117 millones de suscriptores de pago.

Aun así, también la industria musical está contribuyendo, y mucho, al incremento de los contenidos digitales. En 2016 este sector generaba ya la mitad de sus ventas a través de la red de redes.

La industria periodística está impulsando igualmente sobremanera la producción de contenidos en formato digital. Las suscripciones a las ediciones digitales de diarios como The New York Times han crecido a pasos agigantados en el transcurso de los últimos años.

Para seguir la pista al contenido digital, el mismo que crece día tras día como la espuma (y libre totalmente de frenos), la empresa de software MerlinOne ha confeccionado una infografía que recoge los principales hitos en la breve pero intensa historia de este formato.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir