Sin ingredientes "sabrosos" en la receta, el marketing de contenidos sabe a rayos

marketing de contenidosEl marketing de contenidos está definitivamente de moda. Cada vez más marcas beben los vientos por esta disciplina “marketera”. ¿El problema? Que para hacer marketing de contenidos, no basta con ponerse a fabricar contenido a raudales. Es necesario que el contenido sea de verdad “sabroso” al paladar del consumidor. Si quiere “cocinar” contenido de calidad, tenga siempre a su vera los ingredientes que recoge a continuación la publicación especializada en marketing y publicidad W&V:

1. Ofrecer valor añadido
El consumidor está actualmente tan saturado de información que para que sus ojos se posen realmente en el contenido que las marcas ponen a su disposición es necesario que ese contenido sea de calidad, divertido, actual y útil. Para sobresalir entre la multitud, el contenido tiene que ser media naranja de la calidad. De lo contrario, el consumidor no se dignará siquiera a mirarlo.

2. Apostar por los profesionales para la producción de contenido
Una campaña de marketing de contenidos que quiera de verdad conectar con la audiencia debe apostar necesariamente por un enfoque periodístico. Ese enfoque periodístico es ineludible para tener siempre el foco puesto sobre el lector e impedir que el contenido promocional lo inunde todo.

3. Evitar la ceguera empresarial
Uno de los mayores desafíos al que se enfrentan las empresas cuando le hincan el diente al marketing de contenidos es la dificultad de dejar de lado su propio egocentrismo a la hora de fabricar contenidos. Para ser de calidad, el marketing de contenidos debe ser más objetivo que subjetivo (o al menos intentarlo).

4. La utilidad no lo es todo
Algunos expertos aseguran que la utilidad es la que verdaderamente hace palpitar el corazón del marketing de contenidos. Y no les falta razón. Sin embargo, más allá de ser útil, el contenido debe también deleitar, entretener e interesar al consumidor.

5. La actualidad cuenta (y mucho)
Cuando está trufado de hechos de actualidad, el marketing de contenidos es definitivamente mucho más “sabroso” que cuando no hay hechos de actualidad de por medio. El marketing de contenidos debe estar muy pegado no sólo a la actualidad sino también a la frecuencia de publicación. Un blog corporativo que no se actualiza durante semanas es un esfuerzo inútil.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir