líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿DONACIONES BENÉFICAS O REGALOS DE EMPRESA?

Redacción

Escrito por Redacción

Las empresas empiezan a renunciar a los regalos caros y reúnen dinero para fines benéficos. Esto es algo digno de honra, pero no deja de ser por ello una oportunidad para beneficiar la imagen de marca, afirman expertos en publicidad.

¿Hay que cuidar a clientes y socios obsequiándoles con regalos caros? O, en su lugar, ¿no sería mejor hacer donaciones benéficas? «Se trata de una tendencia que siempre ha estado de actualidad», afirma Hans-Joachim Evers, presidente de la Asociación de Empresas de Artículos Promocionales (GWW), que agrupa al sector en Alemania. Y, se queja, la tendencia a la caridad no beneficia ni a su sector ni al cuidado de las relaciones con las empresas. De todas formas, los gastos en regalos superan con creces todos los años las sumas donadas por caridad. Según el instituto de estudios de mercado GfK, entre julio de 2004 y junio de 2005, las empresas gastaron 759 millones de euros en donaciones benéficas, frente a los 2.300 millones de euros que se gastaron los particulares en Alemania.

«Hacer donaciones es naturalmente muy loable», afirma Anselm Müller-Gastell, director comercial de Bartenbach Marketing Services, pero no hay que rechazar de antemano las ventajas que puede brindar tener un pequeño detalle con los contactos de la empresa. En la misma línea, declara Florian Mansard, director de la empresa de regalos promocionales Mansard Werbemittel, que «apostar por un regalo es una inversión que proporciona como ningún otro medio un impulso y un recuerdo frecuente». Sin embargo, argumenta, si una empresa hace una donación el mensaje se olvidará pronto.

Aunque contemos con un presupuesto bajo, no hay que renunciar a un pequeño regalo. «La falta de dinero se sustituye con creatividad», afirma el director de Leven+Hermann, Wilfried Leven. Y con humor; algunos ejemplos de regalos originales: una postal con cupones last minute que regalar a otras personas a las que se haya olvidado regalar algo, como un vale de utilización de una tarjeta de crédito durante una hora, o un vale para la organización de una velada de fútbol, amigos, birras y pizzas.

Además, a veces se puede combinar el regalo con la donación, por ejemplo mediante la promoción de un sorteo benéfico a favor de alguna asociación. Otra forma de ahorrar dinero en los regalos es limitándose a los clientes más valiosos. Sin embargo, no deben enviarse a la cúpula directiva, sino a los trabajadores de niveles inmediatamente inferiores.

 

"BASES DEL DISEÑO: LAY OUT"AnteriorSigueintePFIZER ELIGE A UNA AGENCIA HISPANA POR PRIMERA VEZ PARA DIRIGIRSE AL MERCADO HISPANO

Contenido patrocinado