Marketing

¿Hay lugar para el consumidor anónimo en el mercado actual?

En la era de la digitalización, la personalización se ha convertido en la moneda común de cambio en el marketing. Gracias a las nuevas y perfeccionadas herramientas de targeting, casi ninguna marca renuncia hoy en día a las campañas de marketing personalizado.

Sin embargo, lo que resulta efectivo para unas marcas, puede no serlo tanto para otras. Es el caso, por ejemplo, de las marcas que fabrican productos que se compran una única vez en la vida. ¿Necesita, por ejemplo, una marca que fabrica vajillas de boda saberlo todo sobre sus clientes? Es evidente que no. En este caso, es mejor y más eficaz dejar al cliente en el anonimato y no acribillarle a preguntas para intentar conocerlo mejor. Sus respuestas no son necesarias por que su relación con la marca es sólo puntual y no se va a prolongar más allá en el tiempo, explica Andrea Fishman en CMO.com.

Otro caso en el que el marketing personalizado se revela como poco eficaz es cuando el consumidor se guía única y exclusivamente por el precio a la hora de realizar la compra. En este caso, si el consumidor elige una determinada marca, es porque es la más barata en ese momento. Por este motivo, lo mejor en esta circunstancia es dejar disfrutar al cliente de su anonimato y agilizar la venta sin obligarle a pagar el “peaje” de la personalización.

El marketing personalizado puede convertirse en ocasiones en un verdadero obstáculo tanto para la marca como para el consumidor. Por ello, las marcas deben ser conscientes de que el cliente no siempre demanda un trato personalizado y de que a veces la estrategia más útil y más sensata es dejarlo en el anonimato.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir