Marketing

10 prácticas marketeras de los supermercados para aumentar su cesta (y ticket) de la compra

10 prácticas marketeras de los supermercados para aumentar su cesta (y ticket) de la compraSeguro que más de una vez, cuando ha ido a hacer la compra al supermercado, ha terminado llenando el carro más de la cuenta y con productos que no necesita. Los “caprichos” son precisamente los artículos que más encarecen la cesta y también los que las compañías de supermercados nos “meten por los ojos”.

Porque sí, la culpa es de los propios establecimientos que utilizan todo tipo de artimañas para hacer que los consumidores caigan en la tentación. Y como ya sabe que la carne es débil, casi siempre lo consiguen.

Para estar alerta de los “engaños” y tácticas de los supermercados y no llevarse un susto en el momento de pagar, les ofrecemos 10 prácticas habituales de las malvadas tiendas para vaciarnos los bolsillos:

1. Desorientar a los consumidores concienzudamente
Es habitual que los supermercados modifiquen la colocación de sus productos para evitar que los compradores habituales se dirijan directamente a aquellas zonas en donde se encuentran los productos que desean comprar.

Desorientar a los consumidores les obliga a recorrer todo el establecimiento y a fijarse en los estantes para saber dónde están los artículos que desean y, de paso, ayudar a que metan en el carro algún producto extra.

2. Precios atractivos y falsas promesas
También llamados precios psicológicos. Se trata de aquellos que están un céntimo o dos por debajo de una cifra redonda, como 2,99, y que dan la sensación de estar ahorrando mucho dinero cuando no es cierto.

3. Carritos de compra gigantes
Cuanto más grande sea el carro, más artículos se pueden meter. Engañar al cerebro de esta manera, provocando la necesidad de llenar el carro, aumenta el tamaño de la cesta de la compra hasta en un 40%.

4. Precios de saldo
El truco reside en colocar productos relativamente baratos en la entrada del establecimiento para generar en el consumidor la idea de que su compra del día comienza con la palabra ahorro.

5. Música de ritmo pausado
La música de ritmo pausado crea un ambiente relajado gracias al que los consumidores invertirán más tiempo en el supermercado y tenderán a gastar más dinero.

6. Colocar los lácteos lejos de la entrada
Todos los supermercados tienen la sección de lácteos bastante lejos de la entrada y no es pura casualidad. Y es que son los productos más populares entre los consumidores y, por ello, en su recorrido hacia ellos, aumentan las probabilidades de que escojan más productos.

7. Los productos populares en el centro de los pasillos
Se trata de otra manera de forzar a los consumidores a ojear el resto de artículos y con suerte a añadir a sus compras productos extra y a su ticket dinero extra.

8. Crear un verdadero festín para los sentidos
El dicho comer por los ojos nunca fue tan cierto. En el caso de los supermercados, un buen olor combinado con una imagen visualmente agradable es la fórmula perfecta para terminar de convencer incluso a los compradores más decididos.

9. Saturar a los consumidores con demasiadas opciones
Cada vez es más habitual encontrar un producto con diferentes variedades y marcas, algo que produce en el consumidor tomar gran cantidad de decisiones en sus visitas al supermercado.

Teniendo en cuenta que el cerebro humano solo puede tomar decisiones racionales en los primeros 40 minutos, los supermercados se frotan las manos tras este tiempo deseando que el resto de decisiones emocionales incrementen la cuenta total.

10. Estrechar el espacio en las cajas
Una vez se mete en la cola para pagar, ya no hay vuelta atrás. Así lo han decidido los propios establecimientos para que, si por algún casual se arrepiente de haber metido en su cesta algún producto, el camino para dejarlo sea tan incómodo que decida no hacerlo.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir