Marketing

10 trampas psicológicas que utilizan los supermercados para vaciarle los bolsillos

trampasLa mayor parte de los supermercados presenta una distribución muy similar (por más que cada uno sea de su padre y su madre). Y, como sucede casi siempre en en el marketing, la similitud en la distribución de supermercados de diferentes cadenas no obedece en absoluto a la casualidad.

Si todos los supermercados parecen “gemelos” en las hechuras en sus interiores, es porque su distribución está guiada por trampas psicológicas que los “marketeros” utilizan una y otra vez para llevar a su terreno al consumidor. A continuación, desmenuzamos algunas de estas trampass:

1. La trampa del bar
En los bares que hay en algunos supermercados las mujeres pueden dejar “aparcados” a sus maridos, lo cual les viene de perlas al negocio a estos establecimientos comerciales. Las mujeres invierten el doble de tiempo en los supermercados cuando no tienen a su vera a sus esposos.

2. La trampa del carrito de la compra
Enormes y con la parte de abajo ligeramente inclinada hacia atrás, el “look” de los carritos de la compra está muy estudiado. El consumidor cree estar al mando de un auténtico “bólido”. Nada más lejos, sin embargo, de la realidad. Los carritos de los supermercados no están hechos para “correr”. Su manejo se hace incómodo (a propósito) cada vez que al consumidor le da por acelerar.

3. La trampa de las barreras
Las barreras con la que se topa el consumidor en el supermercado están muy estudiadas. Hacen perder tiempo al consumidor y cuanto más tiempo pierde el consumidor, más permanece en el punto de venta (y más compra).

4. La trampa de la panadería
Que de la sección de panadería de los supermercados salga un aroma tan apetitoso no es casualidad. Este aroma es más fuerte de lo que debería ser gracias a los aditivos que lleva el pan en la masa.

5. La trampa de colocar los productos frescos y más baratos a la entrada
En los supermercados las primeras impresiones cuentan y mucho. Por eso en la entrada del punto de venta, estos establecimientos despliegan siempre sus principales fortalezas. Los supermercados convencionales (que no destacan ni por caros ni por baratos) colocan habitualmente los productos frescos a la entrada, mientras que los especializados en descuentos emplazan junto a la puerta los productos más económicos.

6. La trampa del recorrido en sentido de las agujas del reloj
La mayoría de los supermercados lo tienen todo calculado para que el consumidor se mueva en el punto de venta en el sentido de las agujas del reloj. Los supermercados que guían al consumidor en el sentido opuesto a las agujas del reloj en el interior del establecimiento generan ventas que son hasta un 10% inferiores a la media.

7. La trampa de los rincones con ofertas (que no lo son tanto)
Un rincón en el que el cliente se topa con un producto acompañado de grandes carteles anunciando que está en oferta llama inevitablemente la atención por más que su precio no resulte después especialmente competitivo. Además, este tipo de ofertas suele emplazarse en lugares alejados del departamento al que pertenece el producto ofertado con el fin de que el consumidor no pueda comparar precios.

8. La trampa de las diferentes alturas a las que se presenta el producto
Los productos de marca están colocados habitualmente a la altura de los ojos del consumidor para que éste pueda además agarrarlos con más facilidad. En cambio, los productos más económicos suelen estar emplazados en las baldas más bajas o más altas para ponerle las cosas algo más complicadas al consumidor.

9. La trampa de las luces
La carne luce más fresca cuando la iluminación es ligeramente roja. El pescado, por el contrario, parece más fresco cuando está iluminado por luz azul. En la zona de panadería y pastelería predomina, por su parte, la luz de tonalidad amarilla.

10. La trampa de las golosinas junto a las cajas
Las golosinas junto a las cajas de los supermercados son una tentación para los más pequeños de la casa (y un suplicio para sus progenitores).

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir