Marketing

12 lecciones que los "marketeros" pueden aprender de la marca más "jugona": Monopoly

monopolyAunque los modernos videojuegos se empeñan en "cornearla" una y otra vez, la marca Monopoly acaba de cumplir 80 años y lo ha hecho tan lozana como siempre. El célebre juego de mesa de Hasbro tiene legiones de fans repartidos por todos los rincones del planeta y sigue siendo en plena era digital sinónimo de diversión.

Los méritos de la octogenaria marca son muchos y muy variados. Y de ellos podemos aprender muchas cosas, sobre todo los "marketeros" para quienes Monopoly puede ser, si así lo desean, una auténtica biblia del marketing. A continuación, y de la mano de Ragan.com, repasamos 12 lecciones que los profesionales del marketing deberían aprender, por su propio bien, de la mítica marca Monopoly:

1. Escuche a sus fans
Monopoly se las ha ingeniado siempre para mantenerse en lo más alto del concurridísimo sector de los juegos de mesa y lo ha hecho escuchando a sus fans. En 2014, por ejemplo, la marca lanzó una campaña de crowdsourcing para que los fans de Monopoly alumbraran todos juntos nuevas reglas para el célebre juego de mesa.

2. Sea estratégico
Para jugar y triunfar en el Monopoly hay que hacer gala necesariamente de un buen pensamiento estratégico, el mismo que se necesita para hacer marketing.

3. Sea creativo
Monopoly es una marca literalmente “casada” con la creatividad. Sólo así se explica que cuente con decenas y decenas de ediciones especiales (del kétchup Heinz, de Narnia, de perros salchicha, etc.). Todo es posible en el universo del Monopoly.

4. Tenga paciencia
Recuerde que sus estrategias “marketeras” deben tomar la forma de maratones, no de “sprints”. No espere que sus estrategias echen brotes verdes de manera instantánea.

5. Recuerde que lo de toda la vida no siempre es lo mejor
Hace algún tiempo BuzzFeed publicó un post extraordinariamente viral que dejó con la boca abierta a muchísimos fans del Monopoly porque consiguió abrirles los ojos y hacerles darse cuenta de que llevan toda la vida jugando mal al famoso juego de mesa. Téngalo en cuenta la próxima vez que se empeñe en aferrarse como a un clavo ardiendo a una de sus viejas costumbres “marketeras”.

6. Colabore
En el Monopoly, que es aparentemente el epítome del capitalismo, triunfar pasa muchas veces por colaborar. Y lo mismo sucede en el marketing. Si quiere saborear de verdad las mieles del éxito, el marketing debe aprender a colaborar con otras disciplinas.

7. No intente abarcar más de lo que puede
Esta táctica de juego, que tan buenos resultados da en el Monopoly, es también válida en el marketing. Si intentamos crecer demasiado rápido y estar a demasiadas cosas la vez, correremos inevitablemente el riesgo de dispersarnos y de perder del foco en lo que tenemos entre manos.

8. Estudie a sus rivales
En el Monopoly es sumamente importante no quitar el ojo de encima a los rivales y estar atentos a todos y cada uno de sus movimientos. Ni que decir tiene que los “marketeros”, como lo jugadores del Monopoly, no pueden permitirse el lujo de apartar ni un momento los ojos de sus competidores.

9. Amplíe sus habilidades
Un buen jugador de Monopoly es sabedor de la importancia de echarle el guante a propiedades lo más variopintas posibles: desde hoteles a carreteras pasando por viviendas. Los “marketeros” no deben acumular propiedades, pero sí habilidades (de todo tipo). Es una obligación para ellos estar permanentemente aprendiendo.

10. Espere el momento propicio
La paciencia es una de las principales virtudes de los buenos jugadores de Monopoly. Se trata de observar, analizar y atacar en el momento correcto. En el marketing sucede algo similar. El “timing” es esencial a la hora de lanzar una campaña.

11. Monitorice constantemente sus jugadas
De lo contrario, es muy probable que acabe perdiendo tanto la partida del Monopoly como la del marketing.

12. Celebre sus éxitos
En el Monopoly, y también el marketing, es importante celebrar los pequeños éxitos para seguir hacia adelante y cruzar, con un poco de suerte (y de trabajo), la meta de éxitos más grandes.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir