Marketing

12 razones por las que los "marketeros" están siempre a dos velas

marketerosLos "marketeros" andan siempre quejándose de que sus superiores son más avaros que el mismísimo Mr. Scrooge y que, lastrados por la falta de presupuesto, están prácticamente atados de pies y manos a la hora de dar luz verde a sus proyectos.

Que el departamento de marketing es víctima una y otra vez de la manifiesta racanería de las empresas está fuera de toda duda. Pero, ¿por qué están siempre vacíos los bolsillos de los "marketeros"? Si hacemos caso de Branding Strategy Insider, hay al menos doce respuestas posibles a esta pregunta:

1. El marketing no demasiado tangible y su impacto en las ventas no resulta del todo obvio. Los directivos no tienen muy claro si funciona o no y por eso, en caso de apuro económico, no dudan en cerrar el grifo a los “marketeros”,

2. Algunos sectores de actividad simplemente no invierten demasiado en marketing. Prefieren hacerlo en ventas. Por eso, y viendo que nadie de su entorno más directo se rasca el bolsillo en marketing, muchas marcas optan por cerrar la puerta (presupuestaria) a esta disciplina.

3. Los “marketeros” no consiguen a veces los presupuestos que demandan simple y únicamente porque no defienden con convicción su proyecto ante quienes tienen el control sobre el dinero dentro de la empresa.

4. En determinados casos las empresas están en una situación financiera tan delicada que no pueden permitirse el lujo de invertir en nada que prometa sólo efectos a largo plazo (como sucede con el marketing).

5. Los mercados financieros y los resultados trimestrales fuerzan en ocasiones a los departamentos financieros a meter la “tijera” para cuadrar números. Ni que decir tiene que el marketing suele ser la primera víctima de esa “tijera”.

6. A ojos de los ejecutivos de finanzas, que son los que tienen a viene llenar (o no) la hucha de los “marketeros”, el marketing es puro “humo”.

7. A los “marketeros” les falta la capacidad de persuasión que tienen sus colegas del departamento de ventas para convencer a los de arriba de la necesidad de invertir en marketing.

8. Temerosas de la crisis financiera que se cierne en el horizonte (otra más), las marcas deciden apretarse el cinturón ahogando sus presupuestos “marketeros”.

9. La marca ha realizado una inversión “marketera” considerable y ésta ha resultado del todo inefectiva y no se ha traducido ni en ventas ni en una mayor fidelidad de la clientela.

10. La empresa está involucrada en un proyecto de gran magnitud o en una importante adquisición y anda corta de efectivo para invertir en marketing.

11. El dinero no llega a menudo al departamento de marketing simplemente porque quienes manejan los presupuestos no confían (a nivel personal y profesional) en quien está al frente de ese departamento.

12. El marketing es tanto un arte como una ciencia y puede generar tanto efectos a corto como a largo plazo. Si los “marketeros” no pueden hacer entender a sus superiores la peculiar naturaleza de su disciplina, estos no se molestarán tampoco en invertir en ella.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir