Marketing

3 lecciones de Miley Cyrus para afrontar un proceso de rebranding con éxito

2013 MTV Video Music Awards - BackstageEl mundo quedó ‘en shock’ cuando la joven y modosa Hannah Montana cambió la inocencia y el color rosa por las actuaciones obscenas y los atuendos sexuales. Miley Cyrus había nacido: una estrella provocativa y provocadora, muy alejada del ídolo de niñas con el que alcanzó la fama.

Podríamos decir que Miley Cyrus es una marca en sí misma, y un gran ejemplo de las posibilidades que ofrece un buen rebranding. Las marcas que estén pensando en reinventarse pueden aprender de esta joven estrella del pop (y del marketing).

A continuación mostramos tres grandes lecciones que las marcas que se estén planteando pasar por un proceso de reinvención de marca pueden aprender de la excéntrica diva del pop Miley Cyrus:

1. Ofrezca una comunicación clara: para romper con la imagen anterior no hace falta utilizar una bola de demolición a lo Miley Cyrus, pero sí definir claramente la comunicación y preguntarnos por qué estamos iniciando un proceso de rebranding.

2. Encuentre a su nuevo público: uno de los pasos más complicado a la hora de llevar a cabo un proceso de transformación de marca es no sólo encontrar la nueva audiencia a la que nos queremos dirigir, también ganárnosla. Para conseguir que los adolescentes se fijen en la que antes fue la “ñoña Hannah Montana” es necesaria una gran seguridad en la nueva imagen.

3. Hay que arriesgarse y no disculparse por ello: a la hora de realizar un cambio de imagen y marca radical hay que seguir la siguiente máxima “o todo o nada”. Miley arriesgó y ganó, pero también podría haber sido una catástrofe. En el mundo de las marcas es igual, quien no arriesga no gana y aquí no valen las medias tintas.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir