Marketing

Lecciones que los marketeros pueden aprender de las Kardashian

3 razones por las que las Kardashian son más listas que el hambre haciendo marketing

Algunas las odian (y probablemente tienen sus motivos para ello), pero lo cierto es que las Kardashian son dueñas de un asombroso talento vendiéndose a sí mismas.

Las integrantes de este clan familiar tienen un finísimo olfato para los negocios. Y si no para muestra un botón. Hace poco conocíamos que Kylie y su hermanas Kim y Khloe estaban (casualidades de la vida) embarazadas al mismo tiempo. Y dicen las malas lenguas, que van posiblemente muy bien encaminadas, que las tres aprovecharán la feliz coincidencia para lanzar un ropa de colección premamá.

El imperio Kardashian, cuyo primera piedra la puso, quien lo diría, una “sex tape”, incluye un exitoso programa de televisión, una cadena de tiendas de ropa, una popular línea de accesorios y cosméticos, rentabilísimas apps y cuentas 2.0 con millones y millones de followers.

De las Kardashians, únicas atrayendo tanto a fans acérrimos como a “haters” (también acérrimos), los marketeros tienen unas cuentas lecciones que aprender. Inc. desmenuza a continuación las más importantes:

1. Les gusta correr riesgos
La familia Kardashian no tiene miedo de asumir riesgos. Kim fue víctima el año pasado de un brutal robo a mano armada que tuvo como telón de fondo su descomunal popularidad. Kylie ha confesado públicamente en más de una ocasión los altibajos emocionales a los que la somete la fama. Y su hermana Kendall se vio hace unos meses en el ojo del huracán por protagonizar un controvertido spot para Pepsi que tuvo finalmente que ser retirado. Todos los integrantes del clan Kardashian han sido objeto en alguna ocasión de ataques y furibundas críticas en los medios de comunicación. Sin embargo, y pese a que nadie le gusta lógicamente estar permanentemente en la picota (para mal), las Kardashian siguen asumiendo riesgos. Las críticas no las frenan, las impulsan, de hecho, hacia adelante.

2. Tienen en mente (permanentemente) el dinero
Como todos los emprendedores, las Kardashian hacen todo lo que hacen con una cosa en mente: el dinero. Y pese a quien les pese, lo cierto es que no hacen nada ilegal. Mientras algunos eligen enriquecerse vendiendo tecnología, las Kardashian prefieren lucrarse y llenar sus arcas vendiendo sus propias vidas, unas vidas que saben rentabilizar como nadie gracias a su entrenadísimo olfato para los negocios (capaz de convertir en oro todo lo que tocan).

3. Conocen a su audiencia
Las Kardashian tienen millones de seguidores de lo más variopintos, pero conectan particularmente bien con las mujeres de entre 15 y 55 años. A las mujeres de más edad les encanta contemplar el fastuoso estilo de vida de las Kardashian y ver cómo se gastan el dinero y dónde se van de vacaciones. Por su parte, las mujeres más jóvenes admiran a las hermanas Kardashian porque tienen confianza en sí mismas y son féminas inteligentes e independientes que saben lo que quieren y están orgullosas de sí mismas. Las Kardashians tienen un profundo conocimiento de su público, al que logran convencer no sólo de seguir sus andanzas a través de la televisión y las redes sociales sino también de comprar su ropa y sus cosméticos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir