Marketing

3 razones para parar el reloj del marketing en tiempo real (y qué hacer en su lugar)

tiempo-realEl marketing en tiempo real se las ingenió hace un par de años para atraer todas las miradas "marketeras" gracias al ingenioso tuit con el que Oreo hizo las delicias de sus fans durante el apagón de la Super Bowl en 2013.

Pese a que es prácticamente imposible reeditar la magia de aquel tuit, los "marketeros" siguen empeñados en frotar la lámpara mágica del real-time marketing con la esperanza de que surja el milagro.

Sin embargo, lo cierto es que hay vida más allá del marketing en tiempo real. Y también un puñado de buenas razones para dar portazo definitivo a una moda que con el tiempo se ha quedado absolutamente "demodé". Hootsuite repasa en su blog algunas de esas razones:

1. Convierte en aceptables ideas que son en realidad rematadamente malas
En nombre del sacrosanto real-time marketing las marcas son capaces de sacrificar la calidad (que debería ser un ingrediente “marketero” ineludible) en beneficio de la actualidad. Si un tuit o un post en los social media está relacionado con un hecho de actualidad, pero carece de “chispa”, caerá inevitablemente en saco roto.

2. Es terreno abonado para los errores
El real-time marketing suele hacerse bajo muchísima presión y la presión está excelentemente bien avenida con el error. El “newsjacking” o secuestro de noticias es un campo minado en el que es terriblemente sencillo acabar saltando por los aires si no nos tomamos antes la molestia de examinar convenientemente el terreno.

3. Es fácilmente olvidable
Cuando el real-time marketing es huérfano de verdadera sustancia, no echa raíces en la memoria del consumidor y queda irremediablemente en el olvido.

Si siente que el divorcio del marketing en tiempo real va a dejar un enorme hueco en sus estrategias “marketeras”, no desespere. El denominado “marketing en el tiempo adecuado” está esperándole en el altar para, si así lo desea, contraer nupcias con él. A ese “marketing en el tiempo adecuado” se puede llegar de 3 maneras distintas:

1. Dé servicio a los consumidores, no a las noticias
Da igual si sus mensajes son o no en tiempo real. Lo importante es que sean de verdad útiles y relevantes para el consumidor. Téngalo siempre en mente y no se obsesione con tirarse a la piscina del último hecho noticioso.

2. Mantenga un tono uniforme en sus mensajes
Si juega a subirse y bajarse del tren de las últimas tendencias 2.0, la consistencia de su marca sufrirá inevitablemente y terminará volviendo loco al consumidor.

3. Tómese más tiempo y utilice ese tiempo en su propio beneficio
Desarrolle estrategias a largo plazo donde pueda permitirse el lujo de interpretar los datos del consumidor y de crear contenido relevante en base a tales datos. Haciéndolo así sus mensajes llegarán al consumidor en el momento más óptimo.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir