Marketing

4 lecciones "marketeras" que se esconden tras las rejas de la serie "Orange is the new black"

orangeisthenewblackDesde que se estrenara el año pasado en Neflix, Orange is the new black se ha convertido en la niña bonita de la televisión sin emitirse necesariamente en la pequeña pantalla.

Sus originales personajes, habitualmente relegados a la periferia televisiva, y sus provocativas líneas argumentales han logrado meterse en el bolsillo a los telespectadores de todos los rincones del planeta.

Sin embargo, y más allá de sus estrambóticos personajes y sus atrevidas tramas, hay algo que ha tenido un papel decisivo en el éxito de Orange is the new black: su inteligente estrategia de marketing.

El pasado mes de mayo Netflix inundó la ciudad de Nueva York, donde se desarrolla la historia de Orange is the new black, de centenares de anuncios que se adueñaron de los autobuses, los andenes de metro y los postes de teléfono de la Gran Manzana para promocionar la segunda temporada de su “criatura”. La famosa plataforma de vídeo en streaming llegó incluso al extremo de apoderarse de un edificio ubicado en el Soho neoyorkino, que empapeló de pantallas de vídeo con imágenes de Orange is the new black.

orange1

Netflix ha sido además muy inteligente emparejando a Orange is the new black con marcas que le sientan como un guante a la célebre serie. La compañía se alió en su día con la plataforma de moda online Gilt.com y la ONG Dress for Success para proporcionar ropa de aspecto profesional a mujeres con pocos recursos económicos. Esta alianza se tradujo en un capítulo en el que Dress for Success ofrecía consejos de vestuario a las presas que protagonizan la serie y en una campaña en la que las actrices de Orange is the new black posaban con ropa de Gilt.com e invitaban a los fans de la serie a rascarse el bolsillo en la tienda online para donar una prenda por cada compra a la ONG Dress for Success.

orange2

Otro “matrimonio” que ha reportado muchísimos beneficios a Orange is the new black es la “boda” con la plataforma de radio online Pandora, con la que creó “playlists” para cada una de las protagonistas de la serie.

Orange is the new black le ha hincado además el diente con mucho éxito al formato publicitario de moda: la publicidad nativa. La serie de Netflix patrocinó recientemente en el prestigioso diario The New York Times un artículo plagado de vídeos y atractivos gráficos interactivos en el que invitaba a los lectores a explorar el desconocido universo de la cárceles femeninas en Estados Unidos.

orange3

Está claro que detrás de las rejas de Orange is the new black se esconden muchísimas lecciones “marketeras”, pero las más importantes son las que resume a continuación la consultora Interbrand en su blog:

1. Las alianzas estratégicas con otras marcas son una poderosa manera de extender el alcance de una buena historia.

2. El uso de inteligente de las plataformas y los canales "marketeros" redunda en beneficio de la claridad y la autenticidad de las marcas.

3. Ir a contracorriente puede ser a veces muy positivo. La clave está en saber tomar la iniciativa e invitar al consumidor a participar en las experiencias de las marcas, por bizarras que éstas sean.

4. El contenido sigue siendo el rey. Desenterrar el corazón de la historia que se esconde detrás de las marcas y aprender a contar esas historias de una forma que sea capaz de entusiasmar a la audiencia es clave.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir