Marketing

Cultura, talento, curiosidad y principios para salir victorioso de la tormenta marketera

4 señales para no perder el norte en medio del caos marketero

Carter Murray, worldwide chief executive officer de FCB, ofrece en The Drum, 4 principios a tener en cuenta para no dejarse llevar por el ruido marketero y alcanzar el éxito en la industria.

4 señales para no perder el norte en medio del caos marketeroLa inesperada marcha de Martin Sorrell de WPP, las críticas declaraciones de Marc Pritchard sobre la necesidad de cambio en la industria y, sobre todo en las agencias, la falta de confianza entre agencias y clientes, la nueva regulación europea de protección de datos y problemas de largo recorrido como el fraude del tráfico o el ad blocking han sumido a la industria publicitaria en un profundo caos.

Salir de él no será fácil, pero ante un futuro que no espera y que está a la vuelta de la esquina, los players del mercado tienen dos opciones: adaptarse o morir. En medio de todo este ruido marketero, muchos profesionales corren el riesgo de perder el rumbo y el foco de lo realmente importante.

Para mantener la cabeza en su sitio, Carter Murray, worldwide chief executive officer de FCB, ofrece en The Drum, 4 principios a tener en cuenta para no dejarse llevar por la corriente.

1. La cultura corporativa importa (sobre todo si no es puro postureo)

Aunque hoy en día es frecuente escuchar a agencias y compañías hablar (y presumir) de cultura empresarial, lo cierto es que, la mayoría de las veces solo se trata de pura apariencia.

“Si entras en una oficina en la que hay cosas como “la cultura importa” escritas en las paredes, normalmente es que no la tienen”, explica Murray.

Por el contrario, la cultura creativa de la que habla el directivo, se basa en la creación de un entorno en el que “la gente con talento se sienta a gusto, crean que pertenecen a un lugar construido en torno a un propósito y en el que todo el mundo quiere aprender de los demás cada día”.

Aunque, aclara, ponerlo en marcha es realmente difícil en una oficina, mucho más en una red de agencias y todavía más complejo es sostenerlo en el tiempo.

2. La curiosidad no siempre mata al gato

En una industria cambiante como la de la publicidad, nunca ha sido tan importante ser curioso. Una cualidad que, Murray advierte, no debe confundirse con intentar ser “el más inteligente de la habitación”, algo que es el “talón de Aquiles de cualquier persona, equipo y organización”.

“A la hora de afrontar los grandes retos, los equipos y agencias más exitosos serán los que estén formados por gente curiosa”, explica.

3. Talento, talento y más talento

El valor de las agencias reside en las personas, en la excelencia creativa de los humanos. Por ello, para conseguir resultados de negocio a largo plazo, el talento es fundamental.

Sin embargo, se lamenta Murray, algunos holdings se han rendido y, como distracción lanzan mensajes que sitúan a los clientes en el centro, cuando el cliente es el centro de los negocios desde que el marketing es marketing.

4. Las leyes del marketing y un poquito de intuición

Uno de los debates más comunes hoy en día es el que contrapone la construcción de marca y el marketing digital en la era de los datos. Una cuestión absurda para Murray pues, para lograr una buena publicidad, ambos son necesarios y deben estar presentes.

“Con los nuevos canales, tecnologías y oportunidades que ofrecen los datos, nunca ha sido tan importante tener claros los principios de marca”, afirma. Y eso se extiende a todas las personas implicadas en el trabajo, a todos los departamentos de una compañía.

“Deben conocer el propósito del negocio, a sus competidores y cuáles son sus verdaderos valores antes de producir cualquier actividad de marketing, contenido creativo o canal”, concluye.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir