Marketing

5 "cenicientas" injustamente olvidadas (y maltratadas) por los marketeros

5 "cenicientas" injustamente olvidadas (y maltratadas) por los marketerosEn el veleidoso universo marketero, donde los “hypes” van y vienen y cambian prácticamente de la noche a la mañana, hay disciplinas que se quedan injustamente postergadas. Y no porque no sean eficaces sino porque los marketeros se empeñan en ponerse una venda en los ojos (la venda de las supuestas “modas”).

A continuación, y de la mano de Horizont, ponemos nombres y apellidos a las que son probablemente las disciplinas más infravaloradas de la galaxia marketera:

1. Los podcasts 

Aunque algunos no pueden evitar mirarlos por encima del hombro, lo cierto es que los podcasts albergan muchísimo poderío marketero en sus entrañas.

Según estimaciones de eMarketer, el año pasado se invirtieron en Estados Unidos la friolera de 167 millones de dólares en publicidad asociada a podcasts. Y en 2020 esta cantidad pegará el estirón hasta alcanzar los 400 millones de dólares.

Por más que a muchos les cueste creerlo, el binomio formado por IAB y Edison Research es un dúo ganador. De acuerdo con un informe de Internet Advertising Bureau y Edison Research, el 45% de quienes escuchan un anuncio vinculado a un podcast se toman la molestia de visitar la web del anunciante, el 37% busca más información sobre sus productos y servicios y el 8% incluso compra.

En la resurrección de entre los muertos de los podcasts están teniendo un influencia determinante los ubicuos dispositivos móviles, que permiten al usuario escuchar sus podcasts favoritos en cualquier momento y en cualquier lugar (en el metro, en el coche, practicando “running”, etc.).

2. La recomendación de contenidos

“También podría interesarle”. Esta frase, convenientemente emplazada al término de un artículo o una noticia, hace “magia” marketera en forma de clics. De hecho, empresas como Outbrain o Ligatus han convertido esta fórmula en un estupendo modelo de negocio.

En este modelo publicitario el CPM lo determina habitualmente el anunciante. Y después es el publisher el que establece durante cuánto tiempo aparecerá éste en sus páginas web. ¿Lo mejor? Que cuantos más clics recibe un determinado contenido, menor es el CPM que pagan por él los anunciantes.

Quienes echan mano de esta fórmula publicitaria y enarbolan la bandera del contenido de calidad, pueden comprar tráfico de manera extraordinariamente económica. Razón de más para incluir la recomendación de contenidos en el “media-mix”.

3. Los “microinfluencers”

Cuando hablamos del influencer marketing, acuden casi siempre a nuestra cabeza los nombres de youtubers e instagrammers de relumbrón como El Rubius o Dulceida. Sin embargo, los influencers con mayor número de seguidores están tan solicitados por tantísimas marcas que la credibilidad de las campañas que protagonizan se ve a veces perjudicada.

A la hora de conectar con público objetivo muy específico, es mejor apostar por los “microinfluencers” que, además de ser bastantes más económicos que los “macroinfluencers”, son también bastante más eficaces en términos puramente marketeros.

4. Las tiendas físicas

Pese a la creciente pujanza de e-commerce, el comercio físico de toda la vida no está ni mucho menos muerto y enterrado.

Las a menudo ninguneadas tiendas físicas (las emplazadas en calles frecuentadísimas al menos) se las ingenian en muchos casos para atraer más público del que podrían conseguir (con bastante más dinero) las campañas online más virales. Por no hablar de que lo tienen mucho más fácil a la hora de generar ventas que las tiendas online, donde el cliente se hace habitualmente más de rogar.

5. La publicidad en Amazon

Amazon brinda a los retailers no sólo la posibilidad de vender sus productos a través de su “marketplace” sino también de emplazar anuncios en su plataforma.

Los denominados “productos patrocinados”, que funcionan de manera muy similar a Google Adwords y están asociados a determinadas búsquedas, son un auténtico imán a la hora de atraer clics.

Sin embargo, el todopoderoso Google Adwords presenta una importante desventaja con respecto a Amazon: en su plataforma publicitaria los precios por clic son hasta cuatro veces más elevados en el gigante del e-commerce.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir