Marketing

El bloqueo económico está reduciendo entre un 10-20% la demanda de publicidad

5 claves para seguir invirtiendo en marketing de influencers en época de vacas flacas

Identificar nuevas oportunidades tácticas, escuchar las necesidades del cliente, así como adaptar los mensajes al estado de ánimo del consumidor son algunas de las medidas

influencers

Autora de la imagen: Olga Pavlova

La crisis económica que ha desencadenado la llegada de la COVID-19 puede influir en la inversión de las marcas en el marketing de influencers o campañas en redes sociales. El bloqueo económico está reduciendo entre un 10-20% la demanda de publicidad, llegando incluso a una demanda cero.

Desde el punto de vista de negocio y en el momento de redistribuir los gastos, las compañías deberían tener en cuenta que "no mantener su inversión publicitaria y, por lo tanto, desaparecer de cara al público, puede influenciar de manera más severa aún que una crisis económica. Ralentizar la vuelta a la normalidad conlleva el riesgo de ser olvidado", comenta Patricia Ratia, CEO de Europa y CFO de SamyRoad, agencia especializada en marketing de influencers.

SamyRoad identifica cinco claves para invertir tras una crisis económica en campañas publicitarias con influencers:

1. Busca oportunidades tácticas

Es el momento de identificar nuevas maneras de poder destacar frente a los competidores. Adaptarse a la situación, buscar nuevas oportunidades tácticas, a corto plazo, que puedan aportar valor al consumidor en momentos determinados; esto es justamente lo que los consumidores premiarán de las marcas.

2. La cercanía con los clientes puede descifrar sus necesidades

La crisis actual ha cambiado las tendencias en el mercado. Los consumidores, tras haber vivido situaciones familiares duras, han empezado a valorar más los pequeños detalles que mejoran su calidad de vida. Acercarse a ellos y conocer sus sentimientos actuales puede dar muchas pistas a las marcas para saber cómo actuar y en qué poner especial hincapié.

3. Mantener la campaña establecida siempre y cuando se ajuste al estado de ánimo del consumidor

Los consumidores tienden a asociar los influencers a las marcas con las que colaboran. El mantener las colaboraciones anteriores aporta estabilidad a la marca y confianza al usuario, el cual entiende que la relación entre ambas partes es firme, real y consolidada. Tener en cuenta el estado de ánimo del consumidor es esencial para adaptar dichas colaboraciones si fuese necesario.

4. Adaptar la campaña a un objetivo final específico para obtener mejores resultados

Tras una etapa de recesión, la marca debe proponer unos KPIS concretos para que la medición de resultados sea lo más real posible. Pretender alcanzar todos los objetivos en una primera colaboración, como pueden ser obtener el máximo de visualizaciones, que la publicación se haga viral o conseguir la mayor conversión posible, puede desencadenar todo lo contrario. Es más efectivo centrar todo el esfuerzo en objetivos más concretos.

5. Cuidar el trato con el influencer para fidelizar su compromiso con la marca

Cerrar acuerdos a largo plazo puede asegurar una mejor inversión de los recursos, ya que un contrato en el tiempo es más rentable económicamente. Además, favorece la relación del influencer con la marca, el cual llega a identificarse con el servicio o producto que publicita de manera más orgánica, incluyéndolo en su día a día. También es importante que el influencer tenga libertad de creación, ya que nadie mejor que él para saber cómo tratar el contenido para su Instagram. Intentar implementar una campaña no afín con su filosofía puede generar rechazo tanto para él como para su propia comunidad de seguidores.

Nota de prensa

Te recomendamos

Living Marketing

EVO Banco

Outbrain

Adecco

Podcast

Compartir