Marketing

5 mitos sobre el uso del personal data que preocupan a los consumidores

mitosLos datos de los usuarios y clientes han llevado a las marcas a una situación que en algunas ocasiones roza la desesperación por saber qué es lo que quieren los consumidores. Pero lo cierto es que en el creciente mercado del análisis de datos existen una serie de conceptos erróneos que podrían impedir que los esfuerzos de las marcas fuesen todo lo efectivos que podrían llegar a ser.

La existencia de ese apodado por muchos "Gran Hermano" que nos vigila y recaba toda la información que puede sobre nosotros en este universo cada vez más digital hace que aumenten las preocupaciones de los consumidores. Afortunadamente la realidad no es tan paranoica como algunos la pintan.

Por esta razón a continuación se muestran cuatro mitos sobre el uso que se hace de nuestros datos que están haciendo sudar a las marcas y que tan solo son leyendas urbanas y como tales, no deben impedirle aprovechar al máximo las oportunidades que se le ofrecen:

1. El “Gran Hermano” está mirando

Las marcas están convencidas de que los consumidores ven la recogida de datos personales y el análisis de los mismos como una invasión de su privacidad. “Esto es totalmente falso”, ha señalado Jon Gibs, vicepresidente de analítica en Huge. “La tendencia en los últimos 10 años ha sido proporcionar a los usuarios más y más datos, ya sea a través de programas de recompensa o medios de comunicación sociales. Cada vez más usuarios están bloqueando las cookies cuando en realidad los datos recogidos por estas probablemente nos están proporcionando la información menos precisa que podemos recabar”.

Los consumidores no tendrán problema en compartir sus datos sí con esta acción reciben algún tipo de recompensa. “Chris Kief, director de tecnología de Saatchi & Saatchi señala que este temor se irá reduciendo a medida que nos acostumbremos a estos servicios tal y como sucede con las redes sociales. “La barrera se está reduciendo ya que la gente se siente más cómoda”.

2. El tamaño importa

Lo que realmente importa es cómo los usemos pero debemos tener en cuenta que en la era digital podemos disponer de ingentes cantidades de datos pero debemos recordar que:

-Mayor cantidad de datos no implica mayor calidad de los mismos.

-La calidad siempre triunfa sobre la cantidad.

La exactitud es la clave para la construcción de perfiles útiles de consumo.

La recopilación de datos siempre debe responder a una estrategia ya que tiene que estar orientada a responder a las preguntas que nos planteamos.

3. La ubicación está obsoleta

¿Sabía que el 80% de las búsquedas locales de productos culminan en una compra en una ubicación física? Pero el hecho de que haya identificado a sus consumidores online no significa que estos vayan a consumir. Los expertos del sector deben tener la cabeza fuera de la nube y echar un vistazo a lo que tienen a su alrededor.

4. Los medios de comunicación son un terreno nulo para el B2C

Cada nueva ola de innovación en la tecnología siempre trae consigo la misma consigna: lo anterior ha muerto. Esto es totalmente falso. Si bien el 76% de los estadounidenses tienen algún tipo de acceso a internet y el 52% maneja un smartphone el uso de tecnologías consideradas como más antiguas es abrumador: un 96% utiliza reloj, el 91% lee revistas en soporte papel y un 82% escucha la radio.

Gibs apunta a que estos “medios antiguos son en muchos casos la forma más eficiente de llegar a los consumidores”. Es por esto que uno de los imperativos es la integración de canales cruzados para poder encontrar a los consumidores a través de todos los canales en los que se encuentren.

5. El rey es el mobile

El 83% de los consumidores piensan que las marcas tienen información sobre ellos desde todos los dispositivos que utilizan. Los presupuestos móviles están aumentando a un ritmo vertiginoso pero las marcas deben aceptar que la fuerza de cualquier canal puede ser evaluada por su capacidad de integración con las campañas a través de varios canales.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Dendary

Smartclip

Atresmedia

Compartir