Marketing

Por qué los clientes ya existentes valen su peso en oro

5 razones por las que los clientes ya existentes dan mil vueltas a los nuevos

Pese a que muchas marcas están absolutamente obcecadas con la consecución de clientes nuevos, lo cierto que los clientes ya existentes son mucho más valiosos.

clientes ya existentesLas empresas ungidas con el anhelado éxito son perfectamente conscientes de que los clientes de nueva hornada cuestan dinero y de que los a menudo ninguneados clientes ya existentes ponen, por el contrario, dinero contante y sonante sobre la mesa.

Mientras que para echar el lazo a nuevos clientes se precisa muchísimo esfuerzo, con uno ya existente todo es mucho fácil. Con él ya existe, al fin y al cabo, una relación y esa relación está construida sobre los cimientos del conocimiento mutuo.

Aunque algunas marcas están obsesionadas con dar caza a clientes nuevos (y organizan, por ende, costosas “monterías”), lo cierto es que los clientes ya existentes son valiosísimos, bastante más que los primeros. Y lo son por las razones que enumera a continuación W&V:

1. Los clientes ya existentes se traducen en menos esfuerzo y menos costes que los clientes nuevos

El esfuerzo que debe hacer una empresa para mover a un cliente nuevo a la compra es considerablemente más elevado que los costes emanados de la fidelización de clientes ya existentes. Los expertos estiman que es al menos cinco veces más caro echar el guante a un nuevo cliente que retener a uno ya existente.

2. Los clientes ya existentes compran más que los nuevos

Procurando mimos a sus clientes ya existentes las marcas pueden dar alas (hasta el infinito y más allá) a su valor añadido. Este tipo de cliente compra más a menudo y su cesta de la compra es también más grande y más valiosa que la de un cliente nuevo. Y eso no es todo. Los clientes ya existentes son además menos sensibles a las fluctuaciones en los precios y están más predispuestos a abrir el bolsillo que los nuevos.

3. Los clientes ya existentes propician el diálogo y la comunicación dirigida a objetivos muy concretos

El diálogo que las marcas entablan con sus clientes ya existentes es mucho más relevante y orientado a objetivos concretos que aquel en el que están involucrados clientes nuevos. Apoyado además en la inteligencia artificial, ese diálogo está abocado a ser mucho más fluido.

4. Los clientes ya existentes (y satisfechos) recomiendan productos y servicios a otros consumidores

Las recomendaciones que brotan de los labios de los clientes satisfechos son absolutamente vitales para las empresas, y lo son tanto en las redes sociales como en el mundo real. Un cliente ya existente que además está colmado de satisfacción está dispuesto a recomendar los productos y los servicios de la marca de sus amores y convertirse en último término en “brand ambassador”. Eso sí, para que un cliente acabe metamorfoseándose en embajador de marca es preciso agasajarle con comunicación relevante, una buena atención al cliente y un excelente servicio postventa.

5. Los clientes ya existentes son menos renuentes a compartir sus datos con las empresas

El nuevo RGPD no ha hecho sino añadir complejidad al diálogo entre marcas y clientes. Aun así, ese diálogo está lógicamente mucho menos libre de trabas en el caso de los clientes ya existentes, con los que las empresas se han tomado la molestia de construir previamente una relación de confianza.

Te recomendamos

Cannes

Outbrain

FOA

rakuten

Compartir