Marketing

La magia de la Navidad es el neuromarketing

5 reglas neuromarketeras que incitan a los consumidores a romper la hucha en Navidad

5 reglas neuromarketeras que incitan a los consumidores a romper la hucha en NavidadLa llegada de la Navidad se relaciona inevitablemente con las reuniones familiares, los reencuentros, la vuelta a casa, los regalos, la ilusión de los más pequeños y la felicidad.

Y en estas fechas los consumidores, que tienen la emoción a flor de piel, se convierten en auténtica carne de cañón para las marcas que no desaprovechan la oportunidad para hacer su particular agosto.

Este se convierte en el momento perfecto, cuando el público tiene la guardia baja, para llegar a la mente de los consumidores, más predispuestos a dejarse camelar por las ofertas de las compañías.

Es cuando el neuromaketing saca su artillería más pesada y se vuelve el arma no tan secreta de las marcas que quieren ser las reinas de la Navidad.

Existen 5 reglas básicas que ofrece la revista Forbes, que toda compañía debe aplicar en las fiestas para sacar el espíritu más navideño de los consumidores y, por supuesto, su billetera.

1. La “lagrimita” siempre funciona
Ya conocemos los beneficios o perjuicios que puede generar en las ventas de las marcas el estado de ánimo de los consumidores.

La Navidad suele producir una felicidad y alegría generalizada que impulsa a los consumidores a gastar su dinero con gusto para agradar a sus familiares y amigos.

Las compañías lo saben y lo aprovechan en sus campañas. ¿Quién no se acuerda del repetido pero siempre efectivo anuncio de El Almendro?

2. La Navidad es compartir
Aunque bien podría ser el eslogan de cualquier campaña navideña que se precie, ha sido Loterías y Apuestas del Estado quien se ha adueñado de esta máxima. Aunque en los últimos años ha cambiado la forma, el fondo de sus esperados spots siempre es el mismo.

Y bajo esta premisa también actúan las marcas que intentan demostrar a los consumidores su preocupación y agradecimiento en forma de ofertas, descuentos, regalos y promociones especiales.

3. Personalización
Hacer sentir a cada consumidor especial es, a estas alturas, obligatorio para las marcas.

Aunque la personalización de los productos y las comunicaciones se ha impuesto en el marketing desde hace unos años, la Navidad es la ocasión perfecta para adular al público de una manera diferente.

4. Todo tiene un principio y un fin
Es una de las herramientas de marketing más antiguas pero, sin duda, sigue siendo una de las más efectivas.

La llevan a cabo todos los sectores del mercado y consiste en establecer promociones que tienen una fecha de inicio y fin.

El objetivo es generar en los consumidores el temor a quedarse sin el producto o el descuento e incitar a la compra de urgencia, irracional. La Navidad es la fecha en la que más se apuesta por esta técnica.

5. Cuando el espíritu navideño se despierta en octubre
Seguro que ha notado que cada año que pasa nuestro país se “americaniza” más y más.

Con esto nos referimos a que, siguiendo la tradición estadounidense de inaugurar la época navideñas, es decir, la de las compras, las marcas españolas dan el pistoletazo de salida a esta intensa época cuando el Black Friday llega a su fin.

Con un período navideño más largo, los consumidores comienzan a contagiarse del espíritu antes y por ende, a adquirir los regalos con anticipación para gozo de las compañías.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir