Marketing

Hacia la nueva normalidad marketera

Los 6 "flotadores" del marketing para navegar rumbo a la nueva normalidad

La industria marketera se encamina con paso firme hacia la nueva normalidad y lo hace agarrada a estos "flotadores", los que disecciona la consultora McKinsey en el informe "Reimagining marketing in the next normal".

nueva normalidad

Autora de la imagen: Marina Teodorovich

El marketing ha protagonizado un cambio sin precedentes en el transcurso de los últimos meses, en los que la pandemia del COVID-19 ha terminado por impregnarlo todo y ha provocando un fragoroso terremoto como muchos grados en la escala de Richter.

A la hora espera de una segunda oleada (parece que incipiente en no pocas partes del mundo) la industria marketera se encamina, entretanto, con paso firme hacia la nueva normalidad y lo hace agarrada a estos "flotadores", los que disecciona la consultora McKinsey en el informe "Reimagining marketing in the next normal":

1. Cinco años de transformación digital han acontecido en apenas ocho semanas

Ante la necesidad de reducir el contacto físico (el gran aliado del coronavirus), la gente ha terminado agarrándose como un clavo ardiendo a los productos y los servicios que se cobijan en la red de redes.

Todo apunta a que el e-commerce continuará desplegando las alas en los meses venideros en vista de su elevada eficiencia en términos de tiempo y también de costes.

Esta nueva realidad confronta, no obstante, a los marketeros con toda una pléyade de desafíos, puesto que tendrán acceso a cuantiosa información de nueva hornada que deberán ser capaces de gestionar levantando los cimientos de los sistemas pertinentes.

2. Los servicios digitales están en la cresta de la ola

La creciente confianza del consumidor en los denominados servicios digitales constituye una fenomenal oportunidad para crear nuevas conexiones con las personas.

A medida que proliferan los servicios digitales, a los marketeros no les quedará más remedio que repensar el rol de las marcas en las nuevas plataformas de servicios interconectados.

3. Hallando un nuevo lugar en el hogar

Puesto que el consumidor invierte ahora más tiempo que antes en casa, determinadas categorías de productos y servicios están al alza, y no solo la alimentación y los electrodomésticos sino también el entretenimiento pensado para ser disfrutado en casa.

En vista de la naturaleza crecientemente hogareña del consumidor los marketeros deben posar irremediablemente la mirada en los dispositivos inteligentes con el foco puesto en el hogar (sin pecar por ello de intrusivos).

4. Las experiencias locales importan (y mucho)

La gente está actualmente mucho más apegada a los negocios y las comunidades locales, por lo que los marketeros deberán colgarse necesariamente del brazo de la nueva tendencia del localismo (apoyando negocios y eventos de tipo local, por ejemplo).

Sin embargo, para gestionar adecuadamente la nueva e hiperlocal realidad las marcas deberán dar una vuelta de tuerca a su modelo operativo para hacerlo más granular y emparentarlo de manera mucho más estrecha con la personalización digital.

5. Salud y accesibilidad

La salud, tanto la física como la financiera, está en el "top of mind" del consumidor en todos los rincones del planeta.

En consecuencia las marcas deben dar una vuelta de tuerca a las experiencias de compra para respetar la distancia social y los estándares de higiene personal.

Los datos de naturaleza sensible serán particularmente importantes para mantener seguros a los clientes, pero tales datos deberán ser también salvaguardados con celo (y los marketeros no podrán rebasar ciertos límites).

6. Las marcas deberán atenerse a estándares particularmente elevados

Las marcas deberán respaldar sus palabras (a menudo rimbombantes) con acciones contantes y sonantes.

Aquellas marcas que no anden con pies de plomo y que sean percibidas como oportunistas tienen muchas papeletas para ser acribilladas a críticas por parte del consumidor (más crítico que nunca tras la pandemia).

En este nuevo contexto las marcas deberán comprometerse con causas en las que realmente crean o verse, de lo contrario, abocadas a las cáusticas críticas de un consumidor dispuesto a no pasarles ni una.

Te recomendamos

Living Marketing

Mousee

Outbrain

Adecco

Podcast

Compartir