Marketing

6 razones por las que los gazapos "marketeros" son una raza inmortal

erroresY fracasan, y fracasan, y fracasan… Algunos "marketeros" son como el famoso conejito de Duracell en lo que al fracaso se refiere. Nunca se les acaban las pilas (de los fallos).

El fracaso es ley de vida, también en el marketing, pero ¿por qué el origen de los reveses "marketeros" son casi siempre los mismos? Si hay "marketeros" que tropiezan una y otra vez en la misma piedra, es en gran parte por las razones que desgrana a continuación iMedia Connection:

1. Están más centrados en el mensaje que en el propósito
Todo gran marca está adosada como a una lapa a un propósito. Ése es, de hecho, su pilar principal. Sin embargo, hay empresas que, a medida que crecen, pierden la pista al propósito que debería guiarlas como marcas para centrarse única y exclusivamente en mensajes tan pegadizos como vacíos de contenido.

2. Son huérfanos de historias con gancho
En el mercado actual, lleno hasta los topes de rivales terriblemente similares entre sí, lo que los consumidores demandan a las marcas son mejores historias, no mejores mensajes. Aun así, y pese a la importancia del “storytelling” para triunfar en la nueva era digital, muchas marcas se olvidan de alumbrar historias con verdadero gancho para el consumidor. Si quieren conectar con la audiencia, las marcas deben beber del manantial de la humanidad del propio consumidor y evitar mirarse en exceso el ombligo.

3. Buscan ajustarse a una categoría y no a una cultura
Meterse (aunque sea con calzador) en una categoría de producto es fácil más o menos. Lo que no es tan fácil es identificar en qué cultura se desenvuelve mejor nuestra marca. Hay muchas culturas (la cultura skate, la cultura grunge, la cultura motera, la cultura ecológica, etc.) y las marcas que saben acomodarse a una de ellas tienen una gran ventaja competitiva sobre sus rivales. Al fin y al cabo, los posiciones culturales son mucho más difíciles de replicar que los valores asociados a determinas categorías de producto.

4. Tienen miedo de desagradar a todo el mundo
El miedo es terriblemente sanguinario cuando se la creatividad se topa en su camino. Y el miedo a desagradar, a tomar partido por una causa, está detrás del fracaso de muchas marcas que son incapaces de destacar en la masa informe de la que forman parte. El miedo a disgustar (aunque sea mínimamente) al consumidor no es excusa para guardar bajo llave el tesoro de buenas (y arriesgadas) ideas que todos los “marketeros” tienen en la caja fuerte.

5. Interrumpen en lugar de deleitar al consumidor
Algunas marcas asumen que el consumidor espera realmente como agua de mayo sus mensajes “marketeros”. Nada más lejos de la realidad. En la nueva era digital, la comunicación entre marcas y consumidores no fluye en un único sentido. Es bidireccional. Y los consumidores, mucho más exigentes que antaño, no hincan la rodilla ante las marcas a menos que éstas tengan a bien brindarle mensajes atractivos y útiles.

6. Infravaloran el poder de la creatividad
La creatividad no es propiedad exclusiva del marketing y la publicidad. Es un valor que debe estar presente en todos y cada uno de los departamentos de las empresas (y también en sus modelos de negocio).

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir