líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

7 preguntas infalibles para alcanzar el single customer view antes de volverse loco

camisadefuerzaSi hay algo que persiguen las empresas hoy en día en lo que a marketing digital se refiere, eso es el llamado single customer view, la recolección y análisis del Big Data con el fin de obtener un perfil preciso del público objetivo.

Y no hay duda de que su potencial es enorme pues las posibilidades de asegurar el máximo ROI, mejorar el servicio al cliente, crear nuevas oportunidades de ventas y atraer a nuevos clientes, la convierten en el mayor anhelo de los marketeros.

Sin embargo, existe algo de confusión en la industria sobre cuál es el camino a seguir para llegar a esta visión única que les proporcione resultados efectivos. Muchas compañías creen que recolectar una gran cantidad de datos les proporciona inmediatamente esta información.

Sin embargo, el 81% de los marketeros reconoce que tienen problemas a la hora de alcanzar un single customer view y más de la mitad de las marcas aseguran que la principal barrera para crear una estrategia cross-channel efectiva es relacionar los datos de manera efectiva.

Ante este batiburrillo de datos es necesario aclarar la mente, los objetivos y establecer unas pautas que guíen el camino hacia la construcción de una sólida estrategia digital. Para ayudarle a conseguir el single consumer view, le ofrecemos gracias a AdAge, 7 preguntas imprescindibles que todo ejecutivo debería formular a su equipo de marketing antes de embarcarse en la aventura digital:

1. ¿Son los datos lo suficientemente buenos para esta campaña?
Los datos son una parte tan importante dentro de la estrategia como las ideas que la sustentan, y es que los malos datos pueden desviarnos del camino hacia los objetivos dando lugar a un impacto en la productividad y los ingresos. Utilizar buenas tácticas para generar datos first-party precisos le ofrecerá una visión de los consumidores.

2. ¿Cuánto tiempo invierte en verificar los datos?
No vale de nada tener mucha cantidad de datos si después no se realizan buenas tareas de filtración, y es que pretender abarcar todo, solo le llevará al fracaso. Es imprescindible optar por la calidad antes que la cantidad y, para llegar a los datos realmente valiosos se necesita tiempo.

3. ¿Estamos cerca del single customer view?
Dentro de esta visión del consumidor se incluyen todo tipo de datos relacionados con su información de contacto, preferencias, intereses, así como los comportamientos e interacciones que tiene con la marca. Así, se hace imprescindible contar con un profundo conocimiento y entendimiento de los clientes acorde con la campaña que se pretende lanzar.

4. ¿Cómo se manejan los datos de los consumidores?
El CRM, social media, las ventas online o las consultas de los consumidores son algunos de los canales que permiten a los marketeros obtener datos first-party de los consumidores. Sin embargo, los métodos de recolección de datos no son compartidos a través del silos lo que da lugar a disparidades internas por lo que es importante que las empresas desarrollen estrategias consistentes para manejar los datos.

5. ¿Están listos los datos para ser usados?
Se trata de saber si los datos son adecuados para la campaña, y es que en ocasiones el error de los marketeros se encuentra en buscar los datos en las fuentes incorrectas lo que genera inevitablemente malos resultados.

6. ¿Se usan los datos third-party de manera correcta?
Uno de los errores más frecuentes cometidos por los marketeros es centrarse demasiado en los datos third-party, pensando que son la solución a cualquier problema. Sin embargo, si se cuenta con buenas datos first-party, los datos de terceros son un complemento a la información obtenido que servirán para entender mejor al target y enriquecer las estrategias.

7. Verificar, verificar y verificar
Y esto se hace más importante en lo que respecta a los datos third-party. Las empresas deben asegurar la validez de esa información a través de métricas y asegurándose de que se refieren al target buscado.

 

Una peculiar campaña para que los conductores no jueguen con el móvil al volanteAnteriorSigueinteSe reabre la herida entre agencias y marketeros pero ahora tenemos culpable

Noticias recomendadas