Marketing

8 cosas por las que hay que disculpar (aunque nos cueste) a los "marketeros" modernos

sorryA veces se nos olvida, pero los “marketeros”, esa especie contra la que tanto nos gusta echar pestes, son humanos y, como tales, llevan el error está inevitablemente en su ADN.

Los “marketeros” se equivocan y hacen muchísimas cosas mal, pero no por ello debemos demonizarlos. Cuesta creerlo, pero los profesionales del marketing, de vez en cuando, hacen las cosas bien y sólo por ello merecen ser disculpados por los pecados que desmenuza a continuación Kavi Guppta en Forbes:

1. Los “markekeros” gastan mucho, pero el dispendio se traduce en muy pocos resultados
El maremágnum de canales que los “marketeros” tienen hoy por hoy a su disposición les hace a menudo perder el norte y derrochar en todos y cada uno de ellos sin preguntarse antes si tales canales con de verdad eficientes. Los “marketeros” que pecan habitualmente de manirrotos son aquellos que se dejan cegar por las luces de neón de lo que está de moda y no se centran en lo realmente en importante: en construir relaciones a largo plazo con el consumidor.

2. Los “marketeros” ya no están al mando de la creación de tendencias
En la era de Mad Men los “marketeros” presumían de ser creadores de tendencias. Actualmente, y con el advenimiento de la nueva era digital, son los consumidores y no los “marketeros” los que crean tendencias y a los segundos no les queda más remedio que copiar a los primeros. Y eso no es necesariamente malo porque de esta manera el marketing se humaniza.

3. Los “marketeros” a veces se precipitan
De vez cuando los “marketeros” se empeñan en adelantarse al consumidor y recuperar su viejo estatus de creadores de tendencias. Es lo que sucedió en su día con la moda de los códigos QR que, aunque indudablemente útiles, los “marketeros” no supieron explotar adecuadamente. En lugar de colocarlos en zonas con Wi-Fi y conexión a internet, a los “marketeros” les dio por emplazarlos en estaciones de metro y zonas sin cobertura y, lo peor, les dio por animar al consumidor a utilizarlos sin ofrecerles a cambio nada verdaderamente útil

4. Los “marketeros” se han subido tarde y mal al tren de las métricas
Los “marketeros” siempre han estado a la gresca con las métricas. Afortunadamente, y gracias a las nuevas tecnologías, la alergia que siempre han mostrado los “marketeros” a las métricas está más cerca que nunca de encontrar una cura.

5. Los “marketeros” se han hecho insoportablemente irritantes y por eso los consumidores se han alejado de ellos
La creciente popularidad de los adblockers entre los internautas es síntoma más que evidente de que la publicidad online es manifiestamente mala y de que el público no soporta tener que echársela a la cara. ¿Es la poca calidad de la publicidad online irreparable? En absoluto. Si la visten con formatos mejores (y más atractivos) y la emplazan en el contexto adecuado, los “marketeros” pueden salvar la publicidad.

6. La innovación “marketera” está teniendo lugar fuera de la industria
Pero eso no es necesariamente malo. Los “marketeros” hacen bien en aprovechar al máximo las oportunidades que las nuevas tecnologías han puesto en sus manos durante los últimos años.

7. La generalización es el arma de los “marketeros” para lidiar con su propia inseguridad
Quizás por miedo a centrarse en un único campo, aquel en el que son verdaderamente buenos, muchos “marketeros” se empeñan en adoptar una perspectiva holística que les lleva a querer ser expertos de todo y de nada.

8. Para los “marketeros” son más importantes los presupuestos que los resultados
Es su manera de presumir ante sus rivales de que son los que más gastan, como si un presupuesto gigantesco fuera necesariamente sinónimo de éxito gigantesco.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir