Marketing

9 trucos 100% científicos para proclamarse campeón (marketero) de la persuasión

La persuasión es un don que los marketeros se esfuerzan al máximo por hacer suyo (si es que no han tenido la suerte de venir con él ya de serie).

Al fin y al cabo, persuadir al consumidor de las bondades de las marcas a las que representan es el fin último de quienes se dedican profesionalmente al marketing.

Ser persuasivo es asombrosamente útil para quienes se desenvuelven profesionalmente en la arena del marketing (y también para todos aquellos que aspiran a ser líderes).

Si quiere convertirse en el marketero más persuasivo del mundo (mundial), le recomendamos seguir a rajatabla los sabios consejos que propone a continuación Inc.:

1. Comparta siempre lo positivo (y también lo negativo)
Según Daniel O’Keefe, profesor de la Universidad de Illinois, compartir con los demás dos puntos de vista opuestos es más eficaz en términos persuasivos que compartir perspectivas de idéntico corte. Enfrentadas a argumentos positivos (y no tan positivos), las personas son más proclives a dejarse convencer por quienes esgrimen tales argumentos (que son contemplados inevitablemente como más transparentes).

2. Extraiga siempre conclusiones positivas
Las frases en positivo (que contemplan las cosas desde una perspectiva positiva) tienen más poderío provocando el cambio y, por ende, persuadiendo que aquellas que ponen todo el foco en lo negativo de una situación.

3. Rezume confianza en sí mismo
Las personas que supuran confianza en sí mismas por todos los poros tienden a ser percibidas como expertas (aunque no lo sean después necesariamente). Si quien trata de convencer a los demás es huérfano de confianza en sí mismo (y no se cree aquello que defiende) difícilmente logrará persuadir a los demás.

4. Ajuste siempre la velocidad de su discurso
Un estudio concluye que para persuadir a quienes están particularmente propensos a estar en desacuerdo con su interlocutor, es mejor hablar rápido. En cambio, enfrentados a una audiencia proclive a sintonizar con nuestros puntos de vista, es mejor hablar más despacio.

5. Comience con pequeñas “ganancias”
A la hora de tratar de convencer a nuestro público, debemos tratar de poner el foco que aquellos argumentos que sabemos a ciencia cierta que la persona que tenemos enfrente está particularmente predispuesta a hacer suyos. Sobre la base de estos pequeños y primeros “acuerdos”, podremos sentar una base sólida para persuadir a nuestro interlocutor.

6. No tenga miedo de vez en cuando de soltar alguna “palabrota”
Las palabras malsonantes, utilizadas con cierta mesura, tiñen de una pátina de autenticidad a nuestras palabras y la autenticidad es siempre (o casi siempre) sinónimo de persuasión.

7. Tome buena nota de la manera en que su audiencia prefiere procesar la información
Tomarnos la molestia de conocer a fondo a la audiencia que tenemos entre ceja y ceja es vital si queremos afilar nuestras “garras” persuasivas.

8. Escoja el medio adecuado
La ciencia (que rara vez miente) asegura que los hombres prefieren el email como primera toma de contacto a fin de dejarse convencer (si es que dan finalmente su brazo a torcer). Por el contrario, las mujeres prefieren las conversaciones cara y cara y ésta es casi siempre la fórmula más adecuada para persuadirlas de nuestros argumentos.

9. Asegúrese de tener razón (siempre)
Esfuércese en ser claro, en ser conciso y en pertrechar a sus argumentaciones de datos absolutamente irrebatibles a fin de dar a éstas más fuerza.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir