Marketing

Abrir el baúl de los recuerdos puede ser un arma de doble filo para las marcas

NostalgiaDicen que el ser humano está hecho de recuerdos y, desde luego, esa parece ser la tecla mágica que en algún momento tocan todas las marcas para llevar sus campañas al éxito.

La resonancia que se produce con la audiencia al trasladarla a tiempos pasados hace que toda acción que tenga como pilar la nostalgia sea un auténtico fenómeno.

Y son muchas las marcas que han hecho uso del pasado para colocarse en la mente de los consumidores. Adidas ha sido una de ellas recuperando un anuncio protagonizado por una jovencísima Kate Moss para relanzar sus zapatillas Gazelle.

También Carslberg ha recurrido a este método volviendo a su campaña “probably” para su incursión en la Eurocopa 2016 o Co-op que recientemente anunciaba la recuperación de su logo de 1960 en un intento por reafirmar sus valores de comunidad.

Sin embargo, a pesar del innegable poder de conexión emocional que supone la vuelta al pasado, el éxito de este tipo de campañas necesita depende del nuevo enfoque, de que las marcas sean capaces de adaptar su mensaje a las nuevas generaciones y necesidades de los consumidores actuales.

Y si no, que se lo digan al desaparecido MySpace que experimentó un estrepitoso fracaso en su intento por volver a la vida de los usuarios al no poder competir con redes como Facebook o Twitter extraordinariamente atractivas para el público millennial.

Si se quiere triunfar rebuscando en el baúl de los recuerdos, la clave reside en la reinvención y, aunque hay sectores en los que el relanzamiento de campañas es más sencillo, como el de la moda, siempre debe estar presente el factor de la innovación.

Así, incluir nuevos elementos que revitalicen el storytelling y resuenen tanto con las viejas como con las nuevas audiencias será vital para lograr establecer una conexión a largo plazo con el público.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir