líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La actitud de los consumidores españoles se sitúa en niveles previos a la pandemia

MarketingDos personas tumbadas comiendo pizza

Los consumidores españoles consolidan su confianza

La actitud de los consumidores españoles se sitúa en niveles previos a la pandemia

El último estudio de Kantar ha revelado que los consumidores españoles consolidan su confianza con la vuelta paulatina a la normalidad.

Con la inmunización y la progresiva vuelta a la normalidad, los consumidores españoles parece que están volviendo a confiar, acercándose a los valores positivos. Eso es lo que señala la segunda edición de 2021 del ‘Informe Perspectivas del Consumidor’ de Kantar. De manera cuatrimestral, analiza la confianza del consumidor español sobre la economía propia y del país.

Este segundo trimestre de 2021 el índice alcanza un valor de -5 puntos, 6 más que en el trimestre anterior. Gracias a la relajación de las restricciones y el avance la vacunación, los consumidores siguen recuperando la confianza.

El Índice de Comportamiento es el resultado de la valoración de la situación económica propia y del país, la valoración del momento de consumo y las perspectivas económicas a 6 meses. En el segundo periodo de 2021 crecen todos los indicadores, afianzándose la tendencia de mejora iniciada a finales de 2020.  

La valoración de la situación económica del hogar sigue siendo el único indicador en positivo, aunque la previsión doméstica se encuentra a las puertas de abandonar los negativos. Destaca la mejora de la valoración de la situación del país, tradicionalmente el indicador peor valorado. En cambio, este trimestre mejora 15 puntos.

Todo lo relacionado con el ocio y el turismo ha mejorado

En general, la valoración del momento para comprar productos y servicios ha mejorado 12 puntos respecto al trimestre anterior. Excepto en el caso de alimentación y los seguros de vivienda y vida, que sufren ligeros ajustes, todos los productos mejoran su valoración.

Es muy destacable el crecimiento de la valoración de todos los productos relacionados con el ocio y el turismo, que hasta el trimestre anterior se encontraban en niveles muy negativos. Ocio general y cines y espectáculos logran entrar en valores positivos y los viajes de fin de semana y salir a bares y restaurantes, aunque siguen en negativo, se acercan al positivo. Presentan crecimientos de 57 y 45 puntos, respectivamente.

Largas vacaciones o un crucero por su parte continúan teniendo peor intención de compra (-45,5) pero sin embargo han conseguido mejorar en 36 puntos.

Se abre paso la idea entre los consumidores españoles de que el impacto COVID en el empleo ha sido circunstancial

El camino hacia la normalidad sigue generando un aumento de la confianza y observamos que la idea de que el impacto COVID sobre el empleo ha sido circunstancial se empieza a abrir paso. Un 39% de los españoles cree que en el próximo año habrá menos desempleo. El cambio más llamativo lo encontramos en la bajada de 12 puntos de los que creen que habrá más paro, aunque sigue siendo el 30 % de la población.

Entre los que tienen trabajo, la sensación de seguridad es la más sólida de toda la serie. Mientras, continúa la tendencia descendente de quienes creen que hay algunas, pocas o ninguna posibilidad de perder el trabajo.

El aumento de la seguridad respecto al empleo se traduce en un retorno a los parámetros normales en lo relativo a los ingresos. 7 de cada 10 españoles piensa que sus ingresos se mantendrán en los próximos meses. Una cifra que vuelve a niveles del periodo de expansión 2015-2020. Solo un 5% cree que sus ingresos pueden bajar en los próximos meses y la misma cifra de consumidores opina que pueden crecer.

La actitud ante el consumo se sitúa en niveles previos a la pandemia

La actitud ante el consumo retorna también a la normalidad, situándose en niveles previos a la pandemia. Es mayoritaria la opinión de que la actitud más inteligente ahora mismo es mantener los niveles de consumo (69%). A pesar de ello, un cuarto de los españoles todavía piensa que es mejor reducirlos y, al comparar los datos con el periodo pre-crisis COVID-19, vemos que desciende el número de personas que considera que es mejor aumentar su consumo.

En tiempos de crisis la seguridad es un factor importante y la idea de comparar entre marcas conocidas aumenta 3 puntos. 4 de cada 10 consumidores españoles se inclinan por la compra de marcas blancas por ser más baratas y la garantía que ofrecen.

A pesar de la mejora de la situación, Kantar destaca que siguen siendo tiempos de incertidumbre y el nivel de quienes creen que lo mejor es buscar nuevas marcas se mantiene en valor 0.

 

GuruWalk "sube" a Toni Cantó a los autobuses de MadridAnteriorSigueinte'Behind the Mask' homenajea al personal sanitario en los hospitales de Barcelona

Noticias recomendadas