Marketing

¿Alcance o compromiso? 4 claves que despejarán las dudas de cualquier "marketero"

dudarLa publicidad online ha muerto. Esta es una afirmación que, aunque dura, seguro que ha escuchado más de una vez en algunas de las conversaciones o debates sobre el futuro del sector. Los usuarios cada vez son más reacios a hacer clic en los banners por lo que la eficacia no para de caer. Muchos ven la "salvación" en los anuncios a través de Twitter o Facebook pero lo cierto es que sus precios hacen que algunos "marketeros" se lo piensen dos veces antes de lanzarse a la acción.

Un escenario que si ya de por si le parece desolador, aún tiene que añadir el mayor quebradero de cabeza al que se enfrenta la industria de la publicidad digital: los bloqueadores de anuncios.

El mundo de la publicidad se encuentra inmerso en un cambio radical. Una industria que parece que repite algunos de los errores que ya se presuponían aprendidos del pasado. Las marcas comenzaron a buscar el compromiso con el público a través de los anuncios de TV aunque estos cada vez interrumpen más el consumo de contenidos. Lo mismo sucede con la publicidad online por lo que los usuarios cada vez están más cansados.

Es por esto que ha llegado el momento de cambiar la forma de hacer las cosas. Desde Marketing Magazine señalan que la base sobre la que debe producirse este cambio es la medición. Pero no como se ha estado haciendo hasta ahora sino que hay que apostar por medir la influencia. Por esta razón, le mostramos a continuación cuáles son las principales claves de esta nueva etapa.

1. La “revolución” de la influencia

Nos encontramos ante un concepto que ha cambiado (o al menos así debería ser) nuestra percepción del sector. Cada vez son más las marcas que trabajan con los conocidos como influencers que cuentan con audiencias a las que realmente les interesan los contenidos que les ofrecen.

Por este motivo, todas aquellas agencias que quieran ganar visibilidad entre los usuarios y mejorar la comunicación con los mismos, deben apostar por mejorar las relaciones entre las marcas y estos influencers que proliferan en las redes sociales.

2. Alcance vs influencia

El mayor problema que nos encontramos en la relación con estos influencers es la fijación de precios. Se trata de una nueva oportunidad para los “marketeros” y marcas pero lo cierto es que, en temas de costes, aún queda mucho por andar en lo que a una estandarización y fijación de los mismos se refiere.

El desafío lo encontramos en la propia base del sistema. De forma tradicional, la publicidad se mide por su alcance, las personas a las que “llega” un anuncio y es precisamente esto lo que las marcas están acostumbradas a medir. Cuando se les dice que sería mejor cuantificar la influencia sobre el alcance, es probable que algunos le llamen loco. El cambio nunca gusta a todos por igual.

3. Nuevo tipo de moneda

Ha llegado el momento de que el sector utilice una nueva moneda de cambio. Una que no tenga en cuenta el número de suscriptores sino que apueste por el impacto. Estamos hablando del compromiso.

La única cosa más importante que el marketing de influencia es el compromiso de un consumidor con una marca. Trabajar directamente con personas que le ayudarán a aumentar su influencia optimizando sus campañas con la vista puesta en generar compromiso, es una propuesta de valor única. Esto supone un incentivo para las agencias a la hora de crear contenidos más atractivos que realmente interese a los usuarios.

4. Precio por ¿compromiso?

Un sistema de precios y trabajo como el que le hemos planteado a través de los tres puntos anteriores, no sólo encuentra el éxito en el incentivo que supone para las agencias a la hora de crear mejores campañas sino que mejora el retorno de la inversión. Y esto es debido a la flexibilidad que ofrece en todos los medios de comunicación social.

Hablamos de proporcionar realmente un valor a las marcas de forma escalable gracias a que conocemos el número de suscriptores con los que cuentan cada uno de los influencers en las distintas plataformas sociales. ¿A qué espera para sumarse al cambio?

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir