líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Marketing

Alejandra Vallejo-Nágera: "la personalidad es una mesa que se apoya en tres patas"

La ponencia de Alejandra Vallejo-Nágera en el I Congreso Internacional de Neurociencias y Comunicación organizado por McCann en Valencia trató sobre «El impacto de la felicidad en la decisión humana». La ponente hablaba del significado de la felicidad para las personas y hacía mención a la creación de este estado de ánimo por parte de algunos anunciantes, refiriéndose a Coca-Cola y sus recientes campañas de publicidad. «El ser humano la necesita y la busca en el entorno», decía Alejandra refiriéndose a la felicidad.

«La felicidad sería movilizar mi cerebro para acceder a aquello que nos hace felices y cuando lo seamos, movilizar el cerebro para no perderlo». Para ello es necesario esfuerzo y cierta habilidad cognitiva, además de aptitud. «Depende de la época en la que hayamos nacido y de las necesidades que tengamos», al go que cambia según va evolucionando el ser humano a lo largo de las diferentes generaciones. Esto lo han comprobado los psicólogos con el sueldo: uno está contento con lo que gana hasta que se da cuenta de que un empleado de su mismo departamento gana más.

La diferencia entre una persona feliz y otra que no lo es reside en el grado de conformismo o inconformismo: «tendemos a buscar más, a querer más, a dejar de mirar a lo que hemos accedido para buscar lo que nos falta. Tenemos mucho más de lo que podemos utilizar y de lo que nos podemos beneficiar», decía Alejandra. Además, solemos tener muchas más sensaciones negativas que positivas: «las personas a las que les toca la Lotería pasan del estado de euforia a sufrir de la misma manera que lo hacían antes».

Todo esto desemboca en el tema de la felicidad: «depende de la personalidad de cada uno el tomar las decisiones adecuadas que nos van a provocar la felicidad». La personalidad suele confundirse con carácter. «La personalidad es la forma de ser, de pensar, de sentir y actuar», es algo que se apoya en 3 patas, como una mesa: el temperamento, la inteligencia y la educación. Alejandra habló además de los 4 temperamento que existen: «el del niño movidito que busca estímulos, el del niño melancólico y triste que necesita el apego de su madre y su padre, el que tiene madera de líder y el niño apacible y afable». «Es difícil saber el temperamento de cada uno en la edad adulta, pero todos lo tenemos», concluía Alejandra.

Para ver el vídeo de esta noticia, pulse aquí.

Coca-Cola y Pepsi: un duelo de "curvas"AnteriorSigueinteLos políticos cambian las calles por Twitter para captar votos

Noticias recomendadas