líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Así pueden los "marketeros" vencer su mayor miedo: el consumidor

afraidHalloween está a la vuelta de la esquina. Cuando llega el 31 de noviembre, a nadie le importa, con eso de que es la Noche de Brujas, que le metan un buen susto en el cuerpo. Pero más allá de esta fecha, el miedo no es algo que produzca placer precisamente. Que se lo digan, si no, a los «marketeros», a quienes los sobresaltos les vienen por todos los flancos, por parte de Google (y sus siempre cambiantes algoritmos), por parte de Facebook (y su afán por cambiar también cada vez por tres sus algoritmos) y por parte de todas las plataformas «marketeras» con las que tienen a bien trabajar.

Sin embargo, el mayor miedo de los «marketeros» no es la esquizofrenia de los cambios que tienen lugar en la industria en la que se desenvuelven. El que infunde de verdad miedo a los «marketeros» es el consumidor.

El consumidor es la principal razón de ser de los “marketeros” (sin él el marketing directamente no existiría), pero es también su peor pesadilla, tanto que a veces tienen miedo de interactuar con él porque temen que éste se enfade y, aún peor, que les rechace.

Tener miedo al consumidor está a la orden del día en el universo “marketero”, pero afortunadamente es un miedo que se puede vencer gracias a estas tres técnicas:

1. Busque apoyos
A veces puede resultar intimidante hablar cara a cara con el consumidor (sobre todo las primeras veces). ¿La buena noticia? Que los “marketeros” no tienen por qué lidiar ellos solos con los caprichos y las veleidades del consumidor. Pueden buscar el apoyo de sus colegas del departamento de ventas o del departamento de producto para romper el hielo con el consumidor y vencer el pavor que sienten cada vez que tienen que interactuar con él.

2. Márquese objetivos
El hecho de tener que vérselas a diario con las estadísticas de Google y Facebook es la excusa tras la cual se parapetan muchos “marketeros” para evitar hablar cara a cara con el consumidor. Si quieren interactuar con el consumidor (de verdad y no únicamente a través de lo que dicen las estadísticas), los “marketeros” deben marcarse objetivos. Cada semana deben fijar un objetivo de interacción con el consumidor, aferrarse a él como a un clavo ardiendo, y lo más importante, cumplirlo.

3. Pase página
Enfadar al consumidor, por muy bien que se hagan las cosas, es inevitable. Por eso, ante un cliente cabreado, lo mejor es pasar página y seguir hacia adelante, intentando seguir haciendo felices a los consumidores (y sin bloquearse porque uno haya sido presa de la ira).

 

La inversión publicitaria crece un 6,4% entre enero y septiembre de 2015 según InfoadexAnteriorSigueinteEchando abajo 5 mitos (desgraciadamente muy comunes) sobre el branding

Noticias recomendadas