Marketing

Comprendiendo la psicología del influencer marketing

La "atolondrada" psicología que el influencer marketing esconde entre bambalinas

La "atolondrada" psicología que el influencer marketing esconde entre bambalinas¿Qué lleva a la gente a seguir a un determinado influencer en las redes sociales? ¿Cuándo y cómo compra un internauta un producto promocionado por su influencer favorito? ¿Qué tiene que suceder para que a alguien le cuelguen la etiqueta de influencer? Estas y otras preguntas son las que la empresa especializada en visual commerce Olapic trata de responder en un informe internacional en el que se pusieron bajo la lupa los comportamientos 2.0 de mil consumidores de entre 16 y 61 años.

El 53% los consumidores endilga la etiqueta de influencer a aquellas personas que tienen más de 10.000 “followers” en las redes sociales. A juicio del 42% de los consumidores, un influencer es también aquel que promociona productos y servicios para las marcas en las redes sociales.

Aun así, ser influencer no es lo mismo que ser famoso. Sólo el 21% de consumidores mete a los influencers en el mismo saco que a las “celebrities” al uso.

A diferencia del resto de los usuarios de las redes sociales, los influencers comparten, según el 42% de los consumidores, más información en las plataformas 2.0. El 39% de los consumidores estima que los posts de los influencers en las redes sociales tienen más valor cualitativo que los del resto de usuarios.

Sorprende, por otra parte, que sólo el 31% de los consumidores considere que los influencers hacen más publicidad en las redes sociales que el resto de los mortales (excluidos del prestigioso club de los influencers).

A la hora de seguir a un influencer en las redes sociales, el 43% de los consumidores considera que la autenticidad es definitivamente el valor más decisivo. Al 39% le gusta también que los influencers muestren y prueben productos en las redes sociales. En particular a las mujeres (44%) les agrada ver a los influencers probando productos en los social media.

El 39% de los consumidores aprecia asimismo la calidad de expertos de los influencers en ciertas áreas a la hora de seguirles en los social media.

Facebook, Instagram y YouTube son, por otro lado, las plataformas preferidas de los consumidores a la hora de seguir a los influencers. Las mujeres se decantan, eso sí, por Instagram, mientras que los hombres prefieren YouTube.

Por edades, los jóvenes de entre 19 y 24 años siguen fundamentalmente a los influencers en Instagram (53%). Las personas de entre 25 y 34 años prefieren, por el contrario, utilizar Facebok para este mismo cometido.

El 45% de los consumidores de entre 35 y 44 años reconoce no seguir a ningún influencer en los social media. Esta proporción aumenta hasta el 65% entre los personas de entre 45 y 54 años y hasta el 79% entre los consumidores de entre 55 y 61 años.

Si nos detenemos en los diferentes formatos que puede adoptar el influencer marketing, la inmensa mayoría de los consumidores se inclina por la fotografía y el vídeo. Una tercera parte de los consumidores prefiere que el influencer marketing adopte el formato de vídeo con sonido en las redes sociales y el 25% se decanta, por el contrario, por las fotografías estáticas. Este último formato convence fundamentalmente a los jóvenes de entre 19 y 24 años (35%).

El 31% de los consumidores admite que ha comprado en alguna ocasión un producto y servicio que ha descubierto previamente en las redes sociales a través de los ojos de algún influencer. El 44% ha ponderado en alguna ocasión la posibilidad de seguir las recomendaciones de los influencers en las redes sociales. Y el 24% admite que, espoleado por el post de un influencer, ha recomendado en alguna ocasión un producto en las redes sociales.

La siguiente infografía resume las principales conclusiones del informe de Olapic:

La "atolondrada" psicología que el influencer marketing esconde entre bambalinas

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir