Marketing

Audi rompe estereotipos con "La muñeca que eligió conducir"

audiTodas las Navidades se repite la misma historia, los catálogos de juguetes se segmentan en dos colores: azul y rosa. Hay algún caso aislado que muestra en su portada y en las primeras páginas juguetes “para todos”, pero si se avanza ojeando no cabe duda de que no han evolucionado absolutamente nada y los juguetes está estructurados en los mismos dos bloques.

Para niño, el azul, los juguetes que fomentan la curiosidad por la ciencia y otros de acción; para niña, el rosa, muñecas, cocinas, planchas y bebés de todos los tipos. Como si solo hubiera que “preparar” a la niña para ser madre y al niño eximirle del rol en la familia.

Creada la polémica en este ámbito, Audi ha lanzado un spot en el que le dice al espectador que, conducir, al igual que jugar, no debería entender de género, bautizado como “La muñeca que eligió conducir”.

El spot, realizado por la agencia Proximity Barcelona, lo protagoniza una muñeca vestida entera de rosa, a quien le pica la curiosidad al mirar la estantería de juguetes para niños, donde se agolpan los tractores y las figuras de acción.

Una vez se acerca a “la zona azul”, decide montarse en un deportivo azul y pegarse una carrera. La verdad es que es asombroso que meter una muñeca en un coche azul suponga un punto de inflexión en el sector publicitario cuando debería ser lo más normal, permitir a los niños jugar como les plazca, sin roles ni diferencias por género.

“Los estereotipos responden a dos procesos diferentes. Uno es la división del trabajo entre hombres y mujeres; ha sido la incorporación de la mujer al mercado de trabajo la que ha puesto de manifiesto la injusticia de mantener roles que corresponden a una organización social anticuada y desfasada. El segundo factor es la propia construcción de la identidad de niños y niñas, pero lo negativo no es la limitación de sus capacidades sino la intervención de los adultos reforzando y legitimando esas simplificaciones que son los estereotipos”, explica José Luis Linaza, catedrático de Psicología Evolutiva y de la Educación de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM).

Y es que, según numerosos estudios, durante la primera infancia, los niños no distinguen las diferencias de género masculino y femenino, por lo que comienzan en este proceso con la mente totalmente libre de roles preestablecidos y sexismo. Por eso, es fundamental una buena selección de juguetes para que les ayuden a divertirse y a la vez construir su propia identidad y su forma de ver y comprender la sociedad a través del juego.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir