líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El 'word of mouth' derrota con contundencia a los influencers

El boca a boca de toda la vida "golea" a los influencers en cuanto a impacto en las ventas

El 68% de los consumidores elige el boca a boca como el canal más influyente en las decisiones de compra. En el caso de los influencers la proporción es de apenas un 35%.

boca a boca

Autor de la imagen: Basel Maz

Los influencers no se separan de los labios de los marketeros, que creen haber encontrado en el marketing con prescriptores una suerte de pócima mágica a la hora de azuzar las ventas. Sin embargo, lo cierto es que el canal que más impacto tiene en las decisiones de compra del consumidor es el boca a boca de toda la vida. Así lo concluye al menos un reciente estudio de Bluecore.

Cuando tienen que valorar diferentes canales en una escala de 1 (menos influyente) a 5 puntos (más influyente) desde el punto de vista de su impacto en las decisiones de compra, la proporción más elevada de consumidores (37%) califican con 5 puntos el tradicional «word of mouth». El 68% de los consumidores elige el boca a boca como el canal más influyente (otorgándole 5 o en su defecto 4 puntos). Y siguen al «word of mouth» los anuncios online (49%), el email (46%) y los catálogos o folletos impresos (40%).

Atrás se quedan los influencers (35%), que superan no, obstante, con holgura a las «celebrities» (30%) en cuanto a impacto en las decisiones de compra del consumidor.

El «word of mouth» deja a la altura del betún a los influencers en cuanto a impacto en las decisiones de compra

Sin embargo, entre los consumidores menores de 45 años y lo que rebasan esta edad, se aprecian diferencias más que ostensibles a la hora de evaluar el impacto de los anuncios online (55% vs 30%), el email (47% vs. 40%) y el boca a boca (71% vs. 59%).

Cuando lo que está en juego es probar un nueva marca, el «word of mouth» continúa teniendo la vitola de canal más influyente (25%), mientras que la medalla de plata es para la publicidad online (23%) y la de bronce para los influencers (12%). Conviene hacer notar que, a la hora de otorgar el beneficio de la duda a una nueva marca (para probarla en último término), los influencers vuelven a ganar la partida a las celebridades (8%).

El consumidor está, por otra parte, más predispuesto a experimentar con nuevas marcas cuando los artículos susceptibles de compra son tops (70%), pantalones (69%) y zapatos (68%). Y está, en cambio, menos inclinado a decantarse por marcas de nueva hornada cuando tiene en mente la adquisición de medias y calcetines (17%) y bolsos (32%).

A la hora de decidirse a efectuar una compra online, el principal incentivo del consumidor son los gastos de envío gratuitos (61%). Y solo el 27% considera los descuentos más atractivos que la gratuidad en los gastos de envío a la hora de comprar online.

Correr, experimentar, fallar y volver a intentar: así nacen las buenas ideasAnteriorSigueinteLa seducción y rebelión de PlayBoy se muestran en su nueva fragancia

Noticias recomendadas