Marketing

Brand Love: por qué lo llaman amor cuando no es más que un autoengaño

loveEn los últimos años el contenido se ha convertido en la piedra angular de las estrategias de marketing de las marcas.

La información útil y relevante sobre las historias de las marcas y sus productos ha dado lugar a una nueva forma de comunicación que ha sustituido las viejas formas de vender.

Las redes sociales y su facilidad para compartir, conectar y generar conversación han impulsado aún más esta tendencia a la que parece que todas las compañías se han sumado ya, invirtiendo enormes cantidades de presupuesto.

Sin embargo, aunque algunos ya lo consideran como el camino hacia el éxito, los datos no parecen reflejar lo mismo. Un informe de la firma de marketing Beckon muestra que 19 de cada 20 piezas de contenido obtienen escaso engagement.

Es decir, el 95% de todo el contenido que se produce no resulta efectivo y teniendo en cuenta la cantidad de tiempo, dinero y trabajo que conllevan estas estrategias, los costes de producción se incrementaron en un 50% el pasado año.

A pesar de estos datos poco alentadores, el contenido producido por las marcas se triplicó el año pasado pero el 90% de engagement se concentra solo en el 5% de él.

Estas cifras hacen surgir muchas preguntas entorno a la verdadera eficacia del content marketing y es que, parece que son muchas las compañías que no han querido quedarse atrás pero que no han llegad a entender de qué se trata.

Una de las marcas que menciona el informe produjo, el pasado año, 50.000 piezas de contenido, es decir, 137 al día. ¿Es la cantidad garantía de éxito? Desde luego, a los consumidores les gustan las historias, el contenido, pero el problema reside en su propia definición.

¿Se puede considerar una simple foto subida a Facebook o un post en Twitter verdadero contenido?

Según el Content Marketing Institute el content marketing es “el arte de comunicarse con los consumidores sin vender. En lugar de destacar los productos y servicios, se provee de información que hace a los consumidores más inteligentes”.

Una de las voces más revolucionarias, Bob Hoffman, asegura que existen falsas premisas que se han instalado en la industria y una de ellas es el llamado “brand love”.

“Es una ilusión, un engaño. La mayoría de los consumidores participan en cientos de productos y les preocupan cuatro o cinco pero es bastante improbable que desarrollen conexiones emocionales por alguna de ellas”.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir