Marketing

Buscando (y encontrando) las 4 diferencias entre el marketing tradicional y el "growth hacking"

Los gemelos, cuyo desarrollo y gestación tienen lugar de manera simultánea, son dueños de un asombroso parecido físico (y a veces también de una personalidad muy similar). Sin embargo, hay gemelos que no sólo no presentan ninguna similitud en cuanto a carácter sino que son además totalmente opuestos entre sí.

Algo parecido les sucede "growth hacking" y al marketing tradicional. Ambos vienen del mismo lugar (el universo marketero) y persiguen el mismo objetivo (ayudar a las a marcas a crecer y a conquistar el éxito), pero cada uno de ellos elige una ruta completamente diferente para llegar a la misma meta.

Para entender un poco mejor qué diferencias hay entre el marketing tradicional y el cada vez más en boga “growth hacking”, le proponemos echar un vistazo a esta infografía de la compañía especializada en performance marketing Direct Spark.

Según esta infografía, las diferencias entre el marketing tradicional y el “growth hacking” atañen primordialmente a cuatro aspectos:

1. Las personas
Quienes se desenvuelven en el ámbito del marketing tradicional no hacen ascos a los datos, pero a la hora de tomar decisiones toman fundamentalmente como referencia las opiniones y las jerarquías. Por su parte, los “growth hackers” hacen gala de una personalidad más analítica y hacen pivotar siempre sus decisiones en torno los datos.

2. Los enfoques
El último objetivo del marketing tradicional es hacer que la gente quiera un determinado producto y para ello pone el foco en la adquisición y activación de clientes en todo el ciclo de vida del producto. Por su parte, el “growth hacking” se esfuerza en alumbrar productos que la gente verdaderamente desee y espera a que tales productos estén verdaderamente maduros para lanzarlos al mercado (y enamorar con un poco de suerte al cliente).

3. Lo canales
La publicidad pagada (en múltiples canales) es la amiga íntima del marketing tradicional, mientras que el “growth hacking” apuesta por fórmulas “low cost” o totalmente gratuitas para promocionar el producto. Entre tales fórmulas destaca, por ejemplo, la utilización del propio producto como canal de distribución. Es lo que hace Dropbox, que proporciona almacenamiento gratuito al usuario cada vez que un amigo decide suscribirse también a este servicio.

4. Los procesos
El marketing tradicional no tiene un embudo claramente predefinido, pone el acento en el “brand awareness” y la reputación y rara vez pone sobre la mesa resultados verdaderamente medibles. Todo lo contrario al “growth hacking”, que se preocupa de definir con claridad las diferentes fases del embudo de marketing, determina objetivos específicos y medibles, hace uso de las analíticas para rastrear los objetivos, y ejecuta y optimiza experimentos a lo largo de todo el proceso.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir