líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

MarketingEn 2021 los marketeros deberán clavar la pupila en cambios culturales muy específicos

Los cambios culturales que los marketeros deberán tener en el radar

6 cambios culturales que salpimentarán las estrategias de los marketeros en 2021

Para transitar la senda del crecimiento las marcas deben tomarse la molestia de observar y desenmarañar los grandes cambios culturales que acontecen a lo largo y ancho del globo.

Para transitar la senda del crecimiento (a bote pronto tan esquivo en los tiempos que corren) las marcas deben tomarse las molestia de observar y desenmarañar los grandes cambios culturales que acontecen a lo largo y ancho del globo.

Del vientre de tales cambios emergen, al fin y al cabo, oportunidades únicas que las marcas no pueden permitirse de pasar por alto si quiere seguir apalancadas en el alma y el bolsillo del consumidor.

De acuerdo con Backlash, la unidad de inteligencia cultural de la agencia TBWA\Worldwide, estos son los cambios culturales más relevantes que los marketeros deberían tener el radar (por su propio bien) en los meses venideros:

1. (Eternos) debates en torno a la salud

En TikTok los profesionales de la medicina no dudan en salir a la palestra para promover la vacunación contra el coronavirus. Y «Veganuary», una iniciativa lanzada cada año en Reino Unido para promover el veganismo, registró en 2021 cifras absolutamente récord.

Es, por lo tanto, más que evidente que la salud está más que nunca bajo los focos y que la decisión sobre vacunarse o no, sobre hacerse o no vegetariano o sobre llevar o no mascarilla ha dejado de ser meramente personal y privada para estar solapada a un fragoroso debate público.

La salud es actualmente el epicentro de acaloradas disputas en la que se suben al ring con el ánimo de ponerse los ojos morados la libertad individual y la responsabilidad social.

A medida que el debate suba más y más grados de temperaturas, las marcas de todos los ramos de actividad (desde el entretenimiento a la farmacia) deberán saltar también al campo de batalla y posicionarse.

2. Resurrección de las raíces

La pandemia dejó al descubierto los múltiples males solapados a la globalización y dejó abierta la puerta de par en par al localismo, que ha resurgido como ave fénix de sus cenizas en su vertiente más moderna.

Puede que otrora ser ciudadano del mundo fuera el epítome de lo «cool», pero ahora nos estamos replegando hacia dentro y recuperando el contacto con nuestras raíces locales, esas que nos hacen apreciar las tradiciones de tiempos pretéritos.

Las preferencias del consumidor están cambiando a marchas forzadas y el localismo es solo la punta del iceberg.

3. Plataformas más éticas

Parece que estamos abocados a decir adiós al Salvaje Oeste en la arena de las plataformas tecnológicas.

En la feroz batalla contra la desinformación, los filtros burbuja y la compilación de datos, las grandes plataformas tecnologías están inevitablemente en el disparadero y están adaptando sus productos para identificar más certeramente las «fake news», liberarse del yugo de las cámaras de eco y combatir la adicción a la tecnología

La guerra entre la «mala tecnología» y la «buena tecnología» está en marcha y las marcas deberán tomar partido más pronto que tarde en esta cruenta batalla.

4. La estabilidad como meta

La convulsión de la que es víctima en los tiempos que corren el mercado laboral está añadiendo una pátina irresistiblemente sexy a la estabilidad laboral (esa que antaño tan aburrida se nos antojaba).

El binomio formado por la automatización y la pandemia están arrasando con miles de empleados en todos los rincones del planeta.

Y en la transición hacia la nueva era laboral las luces de neón que otrora irradiaban las startups tenderán a hacerse más opacas y las empresas deberán volver a colocar bajo los focos la estabilidad laboral.

5. Adiós «cancel culture»

En 2020 un buen número de marcas y celebridades cayeron atrapadas en las afiladas garras del fenómeno «cancel culture». Y en consecuencia tanto marcas como «celebrites» andan con pies de plomo a la hora de abordar según qué temas por miedo a ser «canceladas».

Sin embargo, parece que la cultura de la cancelación está dando síntomas de agotamiento y cada vez más personas se niegan a tomar parte en un mundo dominado por pareceres hiperpolarizados.

El movimiento «cancel culture» terminará dando paso al fenómeno «counter cancel», que hará muchos más saludables y productivos los debates de naturaleza pública.

6. Hedonismo y salud

La salud y el bienestar están convergiendo. La industria «healthcare», habitualmente tan árida, se está mirando en el espejo del ramo «wellness» para adoptar un enfoque más holístico e hiperpersonalizado de la salud.

Esta tendencia está dando a paso a hospitales similares en muchos sentidos a hoteles de lujos y a tests médicos que pueden llevarse a cabo cómodamente desde casa.

El sector «healthcare», otrora temido, es ahora fuente de placer. Y todas las marcas (independientemente de su ramo de actividad) deberían ser conscientes de que su último objetivo es procurar bienestar a su clientela.

Las hipotecas derrochan erotismo en esta orgásmica campañaAnteriorSigueinteLos tiroteos masivos, en la mirilla de las terroríficas postales turísticas de esta campaña

Noticias recomendadas