Marketing

Carta al Papa para que frene la apertura de un McDonald's cerca del Vaticano

mdcEl barrio colindante al Vaticano se siente amenazado por la llegada de un McDonald’s que próximamente abrirá sus puertas en las inmediaciones.

Los residentes más “fervientes” han enviado una carta a la atención del Papa Francisco, a través del Comité de Salvaguardia de Borgo Pio, solicitando que frene esta situación que catalogan de “peligrosa”.

Buscan que el pontífice intervenga, evitando lo que creen que sería una catástrofe para Roma y la Santa Sede. “Fieles y peregrinos de todo el mundo serán invadidos por el fast food y los restaurantes pertenecientes al coloso estadounidense”, versa la misiva.

Esta petición está firmada por Romeno Prosperi, presidente del Comité de Borgo Pio. Con el trasfondo de “salvaguardar la Santa Sede”, alegan que un McDonald’s en el barrio causaría notables molestias tanto a residentes como turistas que pasean por las calles cercanas al Vaticano. Curioso argumento cuando son el montante general del turista promedio el que frecuenta este tipo de restaurante, comida barata y rápida para seguir con su visita.

Añaden también que “produciría significativos daños a la tradición culinaria italiana”.

Desde luego Roma es una ciudad europea de primera línea y, desde luego, este no es el primer restaurante de comida rápida al que le daría la bienvenida. Por lo que en cuanto al argumento de que repercutiría en los restaurantes locales, no sería así.

El público que consume esta comida no es el mismo que el que demanda restaurantes locales – que son los que defienden en este caso -, por lo que la apertura del McDonald’s solo dirigiría a los consumidores de fast food de un local de este tipo a otro, – en todo caso -.

“Podría comportar un aumento exponencial del problema de la seguridad en proximidad a numerosos objetivos sensibles”.

Parte de la indignación viene también porque el lugar donde se instalará la cadena son propiedad de la Santa Sede y están gestionados por la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, además, en el edificio viven 7 cardenales, además de ser el inmueble donde vivió el cardenal Joseph Ratzinger antes de ser nombrado Papa.

Entonces podemos vislumbrar que no solo quieren “el bien de los turistas y mantener la seguridad”, sino que, simplemente no quieren una apertura así a los pies de su casa.

No opina igual la APSA (Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica), que afirma que “todo se ha llevado a cabo en el respeto de la ley y no se ha hecho nada que vaya contra las reglas vigentes, la tradición y los intereses de la Santa Sede.”

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir