líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

CHIPS RASTREADORES EN LA CESTA DE LA COMPRA

Estados Unidos vuelve a ser escenario de polémicas relacionadas con la privacidad de los consumidores. En esta ocasión a causa de unos microcircuitos adheridos a los productos y que rastrean mediante señales de radio (tecnología RFID: Identificación mediante Radio Frecuencia) su recorrido desde fábrica hasta caja. Aquí es donde surge la incógnita de si los establecimientos, realmente, desactivan estos chips cuando el producto ya ha sido pagado por el consumidor y, por tanto, de su propiedad privada.

Algunos expertos ya han asegurado que la información, es decir, de qué se compone la cesta de la compra de los consumidores, podría llegar a autoridades, como el FBI, que llevan comprando datos a compañías de marketing desde hace años.

Gillette, por ejemplo, ordenó 500 millones de chips para marcar máquinas de afeitar, mientras que Benetton ha preferido no adquirir estos rastreadores ante las amenazas de boicot a sus productos, según informa la agencia internacional AFP.

 

TVE LOGRA EN JUNIO SU MÁXIMO HISTÓRICO DE RESTO DE EMISIÓN AnteriorSigueinteWPP COMPRA CORDIANT POR 14,8 MILLONES DE EUROS

Noticias recomendadas