líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

La relación deuda-ingresos puede afectar negativamente

Cómo gestionar tu relación entre deuda e ingresos

Aida Pericás

Escrito por Aida Pericás

Como sugiere el término, el significado de la relación deuda-ingreso es la proporción de tus ingresos mensuales totales en relación con el pago mensual de tu deuda actual.

La relación entre la deuda y los ingresos es un umbral para medir tu solvencia. Es un aspecto muy importante para determinar si atraviesas una situación de salud financiera, y si puedes optar por financiación a través de la nueva página de comparación de préstamos online, o bien si es momento de reflexionar.

¿Cuál es el significado de la relación deuda-ingresos?

Como sugiere el término, el significado de la relación deuda-ingreso es la proporción de tus ingresos mensuales totales en relación con el pago mensual de tu deuda actual. Cualquier entidad financiera prestamista o crediticia calcula esto para evaluar tu capacidad de pago a la hora de otorgar cualquier préstamo. Es necesario mantener una relación adecuada, especialmente para los préstamos sin aval, como los préstamos personales.

Si tu proporción de deuda a ingresos es baja, muestra tu buena posición financiera. Y eso es un punto positivo a tu favor a la hora de solicitar un préstamo personal. Estos préstamos generalmente no requieren un aval. Los bancos o las entidades prestamistas no tienen ningún aval, por lo que dependen en gran medida de esa ratio y de tu historial.

Si por el contrario, tus deudas son elevadas, es posible que no cumplas con alguno de tus pagos, lo que te señala como un perfil de riesgo más alto.

¿Cómo puede una alta relación deuda-ingresos afectar negativamente mi planificación financiera?

Una proporción razonable de esta ratio sería menos del 50 % de tus ingresos mensuales brutos, en torno al 35% si hacemos caso al Banco de España. Cualquier cosa más que eso significa que estás rodeado de deudas o en una trampa de la deuda. Esto no es bueno para tu futuro. Por lo tanto, se hace necesario mantener bajar esa relación reduciendo deudas o aumentando ingresos.

En caso contrario, las entidades y los bancos dudarán de tu solvencia. Tendrás problemas para que te aprueben tu préstamo. No sólo los préstamos personales, sino también los préstamos para coches o viviendas también serán difíciles de obtener. Y eso, sin olvidar que las deudas elevadas también afectan indirectamente tu historial, y podrían implicar que los intereses que te ofrezcan sean más elevados.

¿Cómo calcular la relación deuda-ingreso?

Para calcular esta relación, es muy fácil. En primer lugar, suma todas tus cuotas mensuales y otros pagos de deuda, como préstamos hipotecarios. A continuación, calcula tus ingresos mensuales brutos (aparecen en tu nómina). Agrega cualquier otro ingreso que tengas, desde pensiones a subvenciones, etc.

Ahora, divide tu deuda total por tus ingresos totales, ambos mensuales. El resultado será una cifra en decimal, que puedes multiplicar por 100 para obtener un porcentaje. Cuando menor sea dicho porcentaje, mejor para tu situación y tu planificación.

¿Qué hacer si mi relación deuda-ingreso es muy alta?

No necesitas entrar en pánico si estás en el camino equivocado. Puedes reducir la relación gradualmente modificando tus hábitos de gasto y estilo de vida. Para empezar, haz arreglos para pagar más deudas por mes. Aumentar el pago mensual te sacará de la deuda rápidamente. Para ello, recorta en otros gastos no tan necesarios.

 

La campaña en apoyo a Ucrania que ha llegado a las calles españolas y que busca la uniónAnteriorSigueinteEric Shih se une a ShowHeroes para expandir la compañía con la apertura en Estados Unidos

Contenido patrocinado