Marketing

Philip Morris hinca el diente a su profunda transformación en OMR

Cómo hacer marketing libre de (malos) humos

"El marketing que se hace de persona a persona es el canal marketero más importante", ha asegurado Marian Salzman (Philip Morris) en el festival OMR.

philip morrisLa empresa tabacalera Philip Morris está en pleno proceso de transformación. ¿Su objetivo? Dejarse la piel en la construcción de un futuro libre de humo y en la producción de mejores alternativas a los cigarrillos tradicionales como el dispositivo de tabaco sin combustión IQOS.

Involucrado actualmente en la ambiciosa campaña “Unsmoke”, el gigante estadounidense del tabaco buscar prender la mecha del debate sin salir ardiendo (porque es perfectamente consciente de que muchos calificarán su nuevo discurso de hipócrita y fariseo).

Sobre la nueva senda, huérfana de humo, por la que se dispone a transitar Philip Morris ha hablado esta mañana en el festival Online Marketing Rockstars (OMR) Marian Salzman, vicepresidenta senior de comunicación global de la compañía tabacalera norteamericana.

Entrevistada por Philipp Westermayer, cofundador de OMR, Salzman ha confesado que la transformación a la que se dispone a hincar el diente Philip Morris es de dimensiones absolutamente colosales. Al fin y al cabo, “el tabaco de combustión ha sido siempre la columna vertebral de nuestra compañía”, admite.

Y para transportar adecuadamente (y de manera más creíble) que la metamorfosis de Philip Morris va absolutamente en serio, Salzman asegura que no fuma. Y es más, recomienda a la gente que deje de fumar (cigarrillos al uso).

“El marketing que se hace de persona a persona es el canal marketero más importante”, subraya Salzman, que ha colmado de lisonjas al antediluviano pero efectivo “word-of-mouth”.

Al fin y al cabo, “las personas somos medios”, ha apostillado la ejecutiva de Philip Morris.

Son las personas las que en último término harán llegar en mejores condiciones el mensaje que Philip Morris quiere divulgar con su campaña “Unsmoke”, afirma Salzman. “A diferencia de a Elon Musk, a mí no me gusta el marketing efectista”, apostilla.

Salzman destaca, por otra parte, que vivimos en una era marcada por la rabia, pero que esa rabia (a menudo virulenta) puede transformarse en pasión y ser aprovechada para acometer cambios en positivo.

Te recomendamos

ATRESMEDIA

FIESTAMKD

Yoigo

Podcast

A3media

Compartir