Marketing

Cómo hacer marketing personalizado sin pasarse de listo (y de "fisgón")

En el actual universo marketero, en el que los datos llevan irremediablemente la batuta, la personalización es una herramienta muy poderosa.

Sin datos de calidad que lo respalden, el marketing personalizado se queda inevitablemente en agua de borrajas. ¿El problema? Que las marcas no pueden permitirse el lujo de dar a sus clientes la impresión de estar permanentemente espiándoles para "robarles" sus datos.

Está claro que los anunciantes deben conocer lo mejor posible a sus clientes para conectar mejor con ellos con la inestimable ayuda del marketing personalizado, pero al consumidor no le gusta lógicamente que violen gratuitamente su privacidad.

A continuación, y de la mano de Onlinemarketing.de, repasamos unas cuantas claves para hacer marketing personalizado sin convertir el targeting en algo necesariamente siniestro (a ojos del consumidor):

1. Explique al usuario qué datos va a utilizar
En lugar de jugar al escondite con el usuario (y tratar de ocultarle a toda costa qué datos utilizarán los anunciantes), hay que informarle con claridad del uso que se va a hacer de su información personal. Un estudio llevado cabo en 2014 por la Universidad de Nueva York concluyó que la claridad en lo referente a las prácticas de targeting aumentaba el “engagement” del consumidor con las acciones de marketing personalizado.

2. Aclare al usuario qué datos necesita de verdad
La personalización es buena, muy buena, pero con ciertos límites. Aunque el consumidor se queje amargamente de que la publicidad actual es terriblemente irrelevante, eso no quiere decir que los anuncios deban ser (espeluznantemente) más personalizados. Por extraño que parezca, una pizca de personalización es suficiente a veces para dotar de relevancia a los mensajes.

3. No utilice su banco de datos (al completo) para todas sus acciones de marketing
Lo que desde el punto de vista del targeting es aceptable en el universo del email marketing puede no serlo en el terreno del "web browsing". A los compradores online les encanta que las tiendas online les hagan recomendaciones en base a sus anteriores compras, pero a quienes compran en comercios físicos no tanto. ¿La moraleja? Que las reglas de la personalización son mutables y cambian inevitablemente de un canal a otro.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir