líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Cómo puede la industria "marketera" aprovechar el poder de la música?

Christophe CassanLa música se ha convertido en uno de nuestros compañeros de viaje. Nos acompaña en muchos de los momentos especiales y se posiciona como uno de los grandes conductores de las emociones. El mundo del marketing y la publicidad no son ajenos a esto y trabajan con ella con el objetivo de que asociemos las marcas con determinadas melodías o generar distintos sentimientos en los consumidores.

Pero ¿cómo puede ayudar la música a la industria “marketera”? Para conocer algunas claves sobre esta cuestión desde MarketingDirecto.com hemos entrevistado a Christophe Cassan project manager de BIME Pro, congreso centrado en el mundo de la música.

1. ¿Qué es BIME Pro?

BIME Pro es un congreso de tres días que se celebrará por tercer año consecutivo en el BEC! de Barakaldo del 28 al 30 de octubre, dentro de la programación de BIME.

Contamos con un programa repleto de actividades como ponencias, talleres y eventos especiales donde asistentes y profesionales de la industria musical crearán un espacio común donde intercambiar ideas y crear nuevas vías de negocio.

Habrá representantes de algunas de las empresas más punteras del momento: Spotify, Google, Amazon, Paypal, etc.; agencias de comunicación y publicidad con intereses en la industria musical y el marketing; grandes multinacionales como Sony, Samsung o Telefónica, y representantes de todas las áreas de la industria musical: editoriales, promotores de festivales y conciertos, discográficas, empresas audiovisuales, empresas auxiliares, etc.

2. La música es uno de los elementos que mejor permiten provocar emociones en las personas, el conocido como “poder de la música”. ¿Cómo pueden las marcas aprovechar esta fuerza para llegar a los consumidores?

Ya lo están haciendo. Las marcas cada vez tienen más presencia en festivales y la música cada vez cuenta con mayor protagonismo en los anuncios de televisión, por ejemplo.

Además, cada vez son más las marcas que se relacionan con la industria musical y que trabajan con artistas, creando eventos propios para los que cuentan con ellos. Considero que ya ha llegado el momento en el que las marcas y los artistas están trabajando juntas y desarrollando estrategias conjuntas para llegar a los consumidores.

Marcas y artistas trabajan juntas y el camino va hacia ahí, hacia la cooperación entre ambos.

De hecho, es tan importante esto que éste es el tema de una de las ponencias destacadas del Congreso de Festivales que celebraremos dentro de BIME Pro, donde se expondrán casos relevantes de marcas que apuestan por la música y los festivales en su estrategia de inversión.

¿Puede la industria musical adaptarse a todos los tipos y formatos de publicidad utilizados por las marcas?

Sí, claro.

Ahora mismo ya existe la figura del supervisor musical, que es quien se dedica a buscar la canción perfecta y el mejor modo de hacérsela llegar al usuario teniendo en cuenta una multitud de aspectos prácticos. El cine, los videojuegos, la televisión y la publicidad… en todos estos ámbitos la música se ha convertido en fundamental.

Las licencias de sincronización se han convertido en una fuente de ingresos clave para muchos sellos, por ejemplo.

En BIME Pro mantendremos una charla con figuras claves de la industria como Martin Hewett, creativo y music licensing manager de Play Station, entre otros.

3. La venta de música en formato físico no se encuentra en uno de sus mejores momentos ante el auge de la música digital o los servicios de streaming. ¿Se encuentra la industria en una situación de crisis o ante un nuevo futuro abierto por internet?

Lo segundo. Pienso que estamos en un momento de transición, es más, considero que estamos entrando ya en la segunda mitad de la fase de transición. Es verdad que la venta de música en formato físico ha descendido, pero el streaming ha aumentado casi un 40% desde el año pasado y supone un 80% del mercado digital. Allí es hacia dónde vamos.

4. Vivimos en la era del Big Data donde conseguir información de los usuarios se ha convertido en vital para las marcas. La música ofrece gran cantidad de datos sobre los gustos e intereses de los consumidores por lo que: ¿cree que podemos empezar a hablar de Big Data musical?

Por supuesto que sí, creo que ya hemos empezado a hablar de ello. Todas las distribuidoras digitales trabajan con Big Data y esto ha supuesto un antes y un después en la industria. En BIME Pro contaremos con la presencia de Alex White (The Next Big Sound) y Alex Loscos (B- Mat), que son las referencias más importantes de este tema a nivel internacional y estatal, que vendrán a darnos respuesta s a estas preguntas.

5. ¿Cuáles son las marcas que a su juicio mejor trabajan con la música a la hora de realizar sus acciones de marketing y publicidad?

Son muchísimas, cada vez son más. Ahora mismo podría mencionar a PepsiCo, a Jagermeister, a Paypal o a marcas de cerveza como Heineken, Estrella Damm o Estrella Galicia, entre muchas más.

6. ¿Hacia dónde se dirige el futuro de la industria musical?

Hacia el streaming, el Big Data, marketing direct to fan, que son plataformas que acaban con los intermediarios; el crowdfunding cada vez tiene más peso.

Además, hay que tener muy en cuenta a los mercados emergentes como Asia y Latinoamérica y, por supuesto, no hay que perder de vista la tecnología.

La industria musical está creciendo, los festivales siguen creciendo y desarrollándose y cada vez tienen más protagonismo.

 

Tapsa|Y&R idea una original campaña para promocionar el Sistema de Aparcamiento sin Manos de OpelAnteriorSigueinte"Efecto Made in Spain", nueva campaña de Havas Worldwide para Citroën

Noticias recomendadas