Marketing

¿Cómo se establecen los precios en el influencer marketing? 5 blogueros responden

influenersEl influencer marketing es una práctica cada vez más consolidada en la industria y es que, la necesidad de una comunicación diferente con los consumidores ha llevado a las marcas a apostar por colaborar con famosas personalidades del mundo digital.

Esto supone una oportunidad para llegar al público objetivo de manera específica, directa y con una imagen más amigable gracias a que los seguidores de los influencers se fían de sus consejos.

Sin embargo, a pesar del auge que han tenido este tipo de estrategias, se trata de una práctica relativamente nueva y, por ello, todavía existen dudas sobre las compensaciones. ¿Cuánto se paga a un influencer y en función de qué se establecen las tarifas?

Para conocer más a fondo estas cuestiones, recogemos las declaraciones que Digiday ha obtenido de 5 blogueros.

Para un bloguero de 32 años dedicado al mundo de la paternidad y que cuenta con una gran influencia en el social media, hay 3 factores fundamentales a la hora de valorar una propuesta de un cliente: si usa el producto de la marca, si puede incluirlo de manera orgánica en la historia en la que trabaja y si tiene que ir a comprar el producto o se lo envían.

Además, también tiene en cuenta los requisitos de la compañía como si se trata de una pieza en vídeo, un tutorial u otro tipo de trabajos creativos.

Basándose en estos elementos establece sus tarifas que pueden variar unos 500 dólares en función de los materiales necesarios y el tiempo invertido. Pero además, asegura que si el trabajo se hace complicado por las personas con las que debe tratar, la factura aumenta en 100 dólares.

Por su parte, un bloguero millennial de estilo de vida de 31 años, el dinero no lo es todo. “Nunca hago campañas que no sean beneficiosas para mi audiencia”, asegura y añade que con el enorme crecimiento de la industria de los influencers, las oportunidades para las marcas son ahora mayores por lo que, a su parecer, deben compensarse adecuadamente.

¿Quién es el cliente? ¿Cuál es su propuesta? ¿Es una oportunidad para trabajos futuros? Esas son las tres preguntas que un influencer de estilo de vida de 41 años se hace cuando valora su colaboración con las marcas. Aunque asegura no tener una hoja de precios, es importante que exista la posibilidad de mantener una relación a largo plazo, dejando de lado los proyectos puntuales.

El tiempo es, para un bloguero de estilo de vida hiper local de 41 años, la clave para fijar los precios. “Si es un evento al que tengo que asistir o un vídeo que crear, lleva mucho más tiempo y hay que incluir una compensación extra”. A medida que aumenta su influencia social en la comunidad así como su carga de trabajo, también lo hacen sus tarifas.

Un bloguero de lifestyle y familia de 37 años, coincide en que el negocio del influencer marketing no es una ciencia exacta aunque asegura que no publica un post por menos de 200 dólares. Sin embargo, admite que en ocasiones, si le gusta una marca y no tienen el presupuesto para trabajar con él, intenta ofrecer coberturas en Instagram. “No veo ninguna razón por la que una marca no deba pagar por acceder a mi storytelling, habilidad y audiencia”.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir