Marketing

A los marketeros les faltan datos para gestionar adecuadamente la crisis

Con una venda en los ojos: así enfilan muchos marketeros la crisis del COVID-19

El 62% de los marketeros se lamenta de no contar con suficientes datos en tiempo en real sobre los efectos de la pandemia en la demanda y en la cadena de suministro.

maketeros

Autor de la imagen: Syed Jafri

Si hay una cosa que concita en estos momentos el acuerdo prácticamente unánime de todos los marketeros a escala global es que la industria publicitaria parece abocada a un periodo de recesión absolutamente inevitable durante la primera mitad de 2020. De acuerdo con un reciente estudio internacional de WARC, las grandes empresas de medios calculan una caída en sus ingresos publicitarios de entre un 5% y un 18%.

A la hora de gestionar la crisis emanada del coronavirus, los marketeros son confrontados, no obstante, con un severo dilema: el de no disponer de datos óptimos y suficientes para tomar decisiones realmente informadas.

Según un informe de CMO Council, en el que tomaron parte 16.000 marketeros, el 62% se lamenta de no contar con datos en tiempo en real sobre los efectos de la pandemia en la demanda y en la cadena de suministro.

El 69% de los marketeros declara asimismo su insatisfacción con la calidad, la utilidad y la actualidad de los datos que llegan a sus manos. Así y todo, y pese a la carestía de datos 100% confiables, el 95% de los marketeros confirma que está evaluando actualmente los posibles y adversos efectos de la pandemia en su propia organización y en sus perspectivas de negocio.

Los datos (verdaderamente confiables) escasean en tiempos de coronavirus

Pero muy pocos marketeros se están limitando a revisar simplemente sus planes de marketing. El 90% da por cierto que ajustará inevitablemente sus planes de marketing en el transcurso de los próximos días y semanas. Y casi la mitad espera recortes.

Ante la pandemia las marcas están optando por estrategias tan diversas como totalmente opuestas entre sí. Poderosos anunciantes como Coca-Cola o Airbnb ha tomado la determinación de suspender por completo su actividad publicitaria. Coca-Cola en particular ha dado el alto a su inversión publicitaria para donar el dinero ahorrado a la lucha contra el COVID-19.

Otras marcas están enarbolando la bandera de cooperaciones totalmente inusitadas hasta la fecha. Es el caso de McDonald's y Aldi, que han llegado en Alemania a un acuerdo en virtud del cual los empleados de la multinacional de comida rápida (muchos de los cuales se han quedado sin trabajo como consecuencia de la pandemia) podrán incorporarse a las filas de la cadena de supermercados.

En todo caso, y aun huérfanas de datos verdaderamente confiables en las que cimentar su decisiones, las marcas no pueden permitirse el lujo de estar a merced de una completa parálisis. Al fin y al cabo, del vientre de la crisis podría acabar brotando nuevos hábitos de consumo y nuevos modelos de negocio.

Y los marketeros son más que conscientes de que algo nuevo y potencial rompedor se está gestando en lo más recóndito de las entrañas del coronavirus. No en vano, el 84% de los marketeros tiene el firme convencimiento de que la pandemia dará alas a la disrupción en múltiples áreas de negocio a nivel global. Y todas aquellas marcas que ahora están optando por guardar su dinero en la hucha a la espera de tiempos mejores podrían acabar sacrificando su propio futuro.

Te recomendamos

Coronavirus

LiveMD

Outbrain

Podcast

FOA

Compartir