Marketing

Los consumidores más jóvenes no quieren (ni a tiros) que los marketeros les pongan etiquetas

Los consumidores más jóvenes no quieren (ni a tiros) que los marketeros les pongan etiquetasLas etiquetas, esas que tanto les gustan a los marketeros a la hora de etiquetar al consumidor, son rechazadas de plano por los consumidores más jóvenes, que se resisten a que las marcas les adscriban (a veces alegremente) a determinadas tribus. Así lo concluye al menos un reciente informe llevado a cabo en Reino Unido por McCann Truth Central, la unidad de inteligencia de la agencia McCann Worldgroup.

Prueba más que evidente de que a los jóvenes no les gustan las etiquetas es que el 87% de las personas con edades comprendidas entre los 16 y los 30 años no quieren ser asociadas a la tribu joven por excelencia, los hípsters, pero tampoco a ningún otro grupo.

Pese a su renuencia a ser víctimas de las etiquetas, los más jóvenes son muy sensibles a las modas. Y el 62% de los jóvenes británicos dice estar buscando permanentemente “the next cool thing”.

El informe de McCann Truth Central determina, por otra parte, que los más jóvenes no deberían ser contemplados por las marcas como “nativos digitales” sino más bien como “nativos de la accesibilidad”, como personas deseosas de conectar con personas, lugares, ideas y marcas en todo momento y en todo lugar.

Aproximadamente dos terceras partes de los consumidores de entre 16 y 30 años (64%) afirman con rotundidad que sus conexiones personales se resentirían inevitablemente sin servicios de telefonía móvil a su vera.

No obstante, y pese a la querencia que muestran los más jóvenes por las nuevas tecnologías, una minoría significativa de los personas de entre 16 y 25 años añora un universo totalmente libre de tecnología.

A la hora definir el éxito (y también de alguna manera la llegada a la edad adulta), el trabajo desempeña un papel absolutamente determinante para las personas de entre 16 y 30 años. La mitad de los jóvenes cree que trabajar duro es vital para alcanzar el éxito y sobrepasa en importancia a la honestidad, citada por el 30% de los consumidores de entre 16 y 30 años.

Las conclusiones del estudio de McCann Truth Central “tienen implicaciones inevitables para las marcas, puesto que las vidas de los más jóvenes son más fluidas de lo que lo fueron las de las generaciones precedentes”, apunta Theo Izzard-Brown, director de estrategia de McCann Londres.

Te recomendamos

Energy Sistem

School

Podcast

BTMB18

Compartir