Marketing

CRM, ALGO MÁS QUE TECNOLOGÍA

La implantación de una estrategia CRM supone siempre algo más que un mero proyecto tecnológico. Es un sistema para optimizar las relaciones con los clientes pero necesita que la empresa cuente con unas bases. Un sistema de CRM no puede hacer milagros en una empresa con productos de baja calidad o cuyos empleados no tengan una formación que les permita atender correctamente a los clientes.

La gestión de las relaciones con los clientes debe empezar desde los cimientos de la organización. De nada sirven las sofisticadas herramientas para almacenar información y mantener la comunicación entre empresa y clientes si los miembros de la empresa no están convencidos del verdadero significado del término.

Un proyecto CRM implica el compromiso para la mejora de las relaciones con el cliente, por parte de todos las áreas de actividad de una compañía: desde la logística, hasta la formación, pasando por producción o recursos humanos.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir