Marketing

Las malas experiencias tiran de la lengua a los jóvenes en las redes sociales

Cuando una "brand experience" les pone de morros, los más jóvenes la airean en los social media

En términos generales los consumidores de entre 18 y 37 años están bastante más prestos que los de mayor edad a dar voz a sus malas experiencias de compra en las redes sociales.

experienciasEntre los consumidores criados a los pechos de internet, aquellos con edades comprendidas entre los 18 y los 37 años (los denominados consumidores digitales) y las personas mayores de 38 años (los consumidores tradicionales) existen sustanciales diferencias en lo referente al comportamiento de compra.

Según un reciente estudio de la consultora BRP, los consumidores digitales se aproximan en términos generales con expectativas mucho más elevadas a la experiencia de compra y sienten también un amor mucho más arrebolado por la tecnología.

Los consumidores más jóvenes están además particularmente predispuestos a compartir sus experiencias de compra (ya sean buenas o malas) en los social media. No en vano, el 56% de los consumidores digitales asegura que no le dolerían prendas a la hora de compartir una experiencia de compra insatisfactoria en las redes sociales. Esta proporción dobla a la arrojada por los consumidores tradicionales (27%).

La buena noticia para los retailers es que el 61% de los consumidores digitales no hace tampoco ascos a dar cuenta de una experiencia de compra particularmente excepcional en los social media. Entre los consumidores tradicionales la proporción desciende, por el contrario, hasta el 29%.

Más allá de plasmar en las redes sociales su satisfacción (o en su defecto insatisfacción) con sus “brand experiences”, los consumidores digitales están también más prestos que los tradicionales a contactar con los retailers en referencia a una positiva (65%) o negativa (66%) experiencia de compra.

Por su parte, el 49% los consumidores tradicionales se pondría en contacto con un retailer después de ser agasajado con una buena experiencia de compra. Y el 64% haría lo propio tras ser confrontado con una “brand experience” de naturaleza decepcionante.

Cuando son víctimas de una experiencia negativa con un retailer, los consumidores digitales muestran una mayor predisposición a cortar definitivamente amarras con la marca que ha tenido a bien defraudarles (66%) que los consumidores tradicionales (61%).

Te recomendamos

PREMIOS EFICACIA

Enamorando

Yoigo

Podcast

Atres

Compartir